Piensa en verde

No, no es el eslogan de ‘Heineken’. Tampoco es la frase de ninguna campaña a favor del cuidado de la tierra. Hago referencia al color de la trainera de Hondarribia, de la Ama Guadalupekoa. No hay verano que los aficionados al remo de la comarca del Bidasoa no pensemos en verde. Y el verano de 2018 ha sido para no olvidarlo nunca, nunca, nunca…

No sé si quiero que este artículo se parezca a una valoración de los éxitos de la trainera de Hondarribia, una carta de agradecimiento a los remeros, directivos, aficionados, o simplemente despedir a lo grande (y como cada año, con tristeza) otra temporada más.

Año tras año, y creo que cada vez más, ya que el mundo de las traineras goza de muy buena salud, los aficionados a Hondarribia comenzamos la temporada con la ilusión de volver a disfrutar con nuestra tripulación. Sí, disfrutar. Disfrutar con su remada larga y pausada. Disfrutar de la compañía de todos los aficionados, que gritamos, al unísono, Gora Ioseba eta beraren kuadrila. Disfrutar con sus victorias, con los recibimientos. Disfrutar del verano.

En estos tres meses, Hondarribia ha disfrutado de cuatro recibimientos de la Liga Eusko Label (victorias en Zierbena -junto a las chicas por su clasificación para la Liga Euskotren-, Getxo, la tan prestigiosa Ikurriña de Zarautz y el último fin de semana con el trapo de Portugalete), otros dos de los campeonatos de Gipuzkoa y Euskadi, y la más importante, la Bandera de La Concha. Momentos que sirven para unir club, remeros y aficionados.

Es imposible describir los sentimientos que afloran cuando afición y club se juntan en las estrechas calles del pueblo. Aplausos en señal de reconocimiento a aquellos que consiguen ilusionar y enorgullecer a la afición. Sábados y domingos dejándose el alma por el nombre, no solo del club, sino de Hondarribia e incluso de toda una comarca.

Pero este año nos habéis puesto la carne de gallina con el título más preciado de la temporada. Traer a casa la Bandera de La Concha de una manera brillante y espectacular, tras un duelo de auténtica emoción (y de infarto) junto a Zierbena, ha sido lo mejor de este nuestro verano. Cinco años después ha vuelto a casa la Champions League del remo. Antes hablaba de disfrutar. Lo hicimos el 30 de agosto y el 2 y 9 de septiembre en la bahía donostiarra. Pero sufrimos. Y mucho.

Por un momento recordad dónde estabais en el momento en el que Hondarribia salió campeona de La Concha. Nos comimos las uñas. No paramos de pasear por la sala, por el bar. Incluso algunos quitaron la radio y la televisión para no morir de un ataque de nervios. Son momentos que cada uno recordará para siempre. Tras los últimos años de quedarnos a las puertas del título, momentos que fueron duros para todos pero en especial para los remeros que lo viven desde dentro, el gran momento llegó. Y encima fue por 90 centésimas. Eso no es nada después de casi 40 minutos sumados en dos regatas. Y después de todo, la locura entre remeros y aficionados estalló:

Esto solo sería el comienzo. Irun primero y Hondarribia después recibieron como se merecen a los campeones de la Bandera de La Concha 2018. Solo ellos consiguieron unir a todo un pueblo. El pueblo volcado en las calles con sus remeros, continuando con la fiesta vivida el 8 de septiembre. Nunca antes había visto tanta gente aplaudiendo hasta sangrar, llorar de emoción, de alegría, de orgullo, de amor al color verde de la Ama Guadalupekoa. Un sentimiento, una unión, por encima de todo. Jóvenes, mayores, amigos, familiares. Todos pensando en verde. Todos por nuestra trainera.

recibimiento concha5
Foto: Diario Vasco (Fernando de la Hera)

Me quedo con las lagrimas de integrantes del club. Ellos saben lo que se sufre para llegar hasta aquí. Me quedo con la rabia desbordada de los remeros. Horas y horas de entrenamiento para conseguir el tan preciado objetivo. Me quedo con los saltos de alegría de la afición. Su apoyo incansable nunca se podrá reconocer lo suficiente. Y me quedo con el remo. Por el darme la oportunidad de vivir de cerca momentos como este.

Será difícil terminar de una mejor manera la temporada. Septiembre, marcada en rojo por las fiestas y en verde por la Bandera de La Concha. Casualidades de calendario, esas dos fechas estaban una detrás de otra. Pero no fue casualidad sino sacrificio de nuestros remeros, con el apoyo de la afición, ganar ese título, ese todo. Una semana después de ganar la olimpiada del remo, Hondarribia se hace con la última regata de la Liga Eusko Label, la de Portugalete. Y una vez más, los colores verdes estallan en la localidad vizcaína.

Un color, una afición, un deporte, un club. El verde de Hondarribia Arraun Elkartea. Se termina un verano más, pero no será un verano cualquiera. Con pena, por el gran final de temporada, y por no seguir disfrutando de estos momentos que nos unen. Solo nos queda decir: Me voy con el recuerdo de volver un año más, UN AÑO MÁS!!

GORA HONDARRIBIA!

GORA AMA GUADALUPEKOA!

ARRAUNAK GORA!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s