Lo que ocurrió en 2017, un año de despedidas

Si 2016 fue el año de las sorpresas, 2017 ha sido el de las despedidas. Las lágrimas de Totti al decir adiós al Olímpico de Roma son una de las imágenes del año, al igual que las de un Buffon que no podrá retirarse jugando un Mundial, como él tenía planeado, al no clasificarse Italia para Rusia 2018. Siguiendo con los italianos, colgó las botas uno de los mejores centrocampistas de lo que llevamos de siglo, Andrea Pirlo, la elegancia hecha persona.

gatlinUsain Bolt, sin embargo, no tuvo la despedida que merecía: el hombre más rápido de la historia se lesionó en su última carrera, los 4x100m del Mundial de Londres. Al jamaicano, probablemente, le sobró esta última competición, pues también cayó derrotado en su penúltima prueba, los 100 metros lisos. Todos apoyábamos al ídolo que logró volar sobre Berlín en 2009 para batir el récord del mundo y dejarlo, suponemos que hasta dentro de mucho tiempo, en 9.58 segundos. Pero ganó el villano Gatlin. Bolt, eso sí, quiso pasar el testigo a los siguientes sobre el tartán, a diferencia del otro dominador de los Juegos Olímpicos de Pekín, Londres y Río, Michael Phelps, quien decidió dejarlo en lo más alto y no pasar este año por las piscinas de Budapest. Allí destacó Mireia Belmonte, firmando un Mundial sobresaliente con un oro y dos platas; pero los que verdaderamente triunfaron fueron Caleb Dressel y, sobre todo, Katie Ledecky: la nadadora estadounidense sumó este verano cinco oros y una plata para un total de catorce oros y dos platas en 16 pruebas en Campeonatos del Mundo. Ah, y solo tiene 20 años.

Michele Scarponi dijo también adiós, pero sin poder despedirse. El 22 de abril un vehículo lo atropelló mientras entrenaba provocándole la muerte. Tristemente, él fue solo uno de los muchos ciclistas que son arrollados a diario en las carreteras. Chris Froome logró un histórico doblete al ganar su cuarto Tour de Francia -ya está a solo uno de Anquetil, Mercx, Hinault e Induráin, quienes comparten el récord de victorias en la ronda gala- y su primera Vuelta a España. El keniata-británico firmó una temporada de ensueño, de la que despertó por su posible caso de dopaje -la UCI lo está investigando- que se resolverá el año que viene. Además, otro ilustre de este deporte, Alberto Contador, se retiró. El pinteño, vencedor de dos Tours -en 2010 también alzó los brazos, pero se lo quitaron por su positivo en clembuterol-, dos Giros -le desposeyeron del de 2011 por esa misma sanción de dos años- y tres Vueltas a España, dejó el ciclismo atacando, como hizo siempre durante su carrera. Su victoria en el Angliru fue el colofón a una carrera deportiva plagada de éxitos en la que en muchas ocasiones consiguió evitar que los españoles durmieran la siesta.

rafaAunque si de levantar a España del sofá se trata, nadie está a la altura de Rafael Nadal Parera. El mejor deportista de la historia de este país logró su décima corona en Roland Garros. Si al Real Madrid le hicieron falta 58 años desde su primera Copa de Europa para lograr la famosa Décima, Nadal lo ha hecho en 12. En 2005 se rebozó por primera vez en la tierra batida de París, y en 2017 ya suma diez entorchados. Se dice pronto. Es, sencillamente, un monopolio aplastante jamás visto en la historia. Asimismo, el mallorquín consiguió su tercer US Open y acabar el año como número uno del mundo. Lo visto en Rio de Janeiro en 2016 fue espectacular, sí, pero solo era un anticipo de la enésima juventud de Rafa. Su amigo Federer, por si fuera poco, se llevó el Open de Australia y Wimbledon, y es, a día de hoy, número 2 de la ATP. Los viejos rockeros, al lado de estos dos maestros, mueren jóvenes.

Prácticamente un adolescente es aún el siguiente protagonista de este artículo, Luka Doncic. El esloveno de 18 años ha sido el nombre de moda del baloncesto europeo gracias a sus deslumbrantes actuaciones en una Euroliga que Fenerbahce ganó en la 16/17. También fue de vital importancia la participación de Doncic en el triunfo de su selección en el Eurobasket, donde Eslovenia logró un título histórico liderada por Goran Dragic. La NBA le espera, aunque en una situación extraña, pues por tercera temporada consecutiva los finalistas fueron idénticos: los Golden State Warriors y los Cleveland Cavaliers. Esta vez se impusieron los de Oakland de manera contundente, liderados por Kevin Durant, pero siendo uno de los mejores bloques de la historia de la competición. Para cerrar el apartado de baloncesto, tampoco podemos olvidar la gesta del Valencia Basket en los playoffs de la Liga Endesa: eliminó a los tres españoles que jugaban Euroliga -Barcelona, Baskonia y, en la final, Real Madrid- para ganar su primera Liga.

La remontada más impresionante del año llegó pronto, en febrero, y la consiguieron los New England Patriots en la Superbowl. Los de Brady lograron levantar un 28-3 para forzar la prórroga in extremis e imponerse a los Atlanta Falcons, cuando la mitad de los espectadores europeos que se habían quedado despiertos para ver en directo el choque decisivo de la NFL ya se habían ido a dormir.

Otra remontada, aunque más previsible, fue la de Lewis Hamilton en el Mundial de Fórmula 1. A pesar de que Vettel se había hecho con el liderato tras las primeras carreras, el británico pisó el acelerador y adelantó como un avión al germano en la clasificación para hacerse con su cuarto entorchado y recuperar el trono que en 2016 le arrebató Nico Rosberg.

En MotoGP volvió a imponerse Marc Márquez, por cuarta vez en cinco temporadas. El de Cervera acumula ya seis Campeonatos del Mundo si sumamos los títulos de 125cc y Moto2, y, a sus 24 años, amenaza con superar a los más grandes de la historia del motociclismo.

ramosSi 2016 fue el año del Leicester City, 2017 fue, a pesar de su situación actual, el del Real Madrid. Desde el cambio de formato en 1993, nadie había encadenado dos Champions seguidas, y el cuadro blanco lo consiguió, sumando además su tercera Orejona en cuatro temporadas y prolongando el dominio español en las competiciones europeas. Sin embargo, tras tres campañas en las que ningún club extranjero se llevaba un trofeo internacional, el Manchester United de José Mourinho ganó una Europa League en la que el Celta se coló en semifinales. En esa ronda, los vigueses estuvieron a centímetros de cargarse a los red devils en Old Trafford, pero acabaron perdiendo sus segundas semifinales del curso: ya habían caído en esa misma fase ante el Deportivo Alavés en una Copa del Rey con la que se tuvo que conformar el Barcelona, pues la Liga también viajó, con pleno merecimiento y muchas remontadas, al Santiago Bernabéu.

Del Barcelona precisamente se marchó Neymar, camino de París a cambio de 222 millones de euros. El crack brasileño fue, precisamente, el principal culpable de la eliminación en los octavos de final de Champions de los franceses: el Barça remontó el 4-0 de la ida en el Camp Nou, venciendo al PSG por 6-1 con un gol de Sergi Roberto en el descuento. La locura se apoderó de los blaugranas en aquel momento, al igual que de un mercado de fichajes en el que los precios se dispararon: los culés pagaron por Dembélé algo más de 100 kilos, el Manchester United abonó 85 por Lukaku, Morata le costó casi 70 al Chelsea, el Manchester City fichó por un total de 110 millones a dos laterales como Walker y Mendy,… En cuanto al dinero, hemos entrado definitivamente en una nueva era.

valverdeSin embargo, la marcha de Neymar no ha supuesto un gran contratiempo para el Barça. De la mano de Ernesto Valverde, los blaugranas lideran la Liga con una cómoda ventaja de nueve puntos sobre un irregular Atlético, de once sobre el sorprendente Valencia de Marcelino García Toral y de catorce -a falta de la disputa del Leganés-Madrid- sobre el vigente campeón. El primer clásico de la temporada se resolvió con un 0-3 para los catalanes, que lograron su tercera victoria seguida en el campo del eterno rival. De agosto a diciembre, las tornas han cambiado totalmente.

Si la ventaja del Barcelona parece cómoda, más lo es aún la del Manchester City. Pep Guardiola sigue batiendo récords, y su equipo acumula ya 18 victorias ligueras consecutivas, por lo que ya ha superado la anterior marca. Los 58 puntos sobre 60 posibles que llevan los citizens son una estadística que parecía imposible en una Premier, que, en teoría, siempre había sido “la liga con más igualdad”; y que el año pasado el Chelsea se llevó de manera inesperada, pues los favoritos eran City y United. Aun así, la línea de tres defensas que Conte puso de moda triunfó, y, además, fue imitada, al menos en algún momento, por la práctica totalidad de equipos de la competición.

En Italia y Alemania no tuvimos sorpresas en el campeón de la 16/17, pues Juventus y Bayern volvieron a ganar, pero la destitución de Ancelotti y la dura pugna que mantienen Napoli, Inter y la propia Juve por el liderato de la presente edición de la Serie A aportan algo diferente a lo habitual. La mayor novedad la tuvimos en Francia, donde el PSG fracasó y el Mónaco se alzó con la Ligue 1 inesperadamente y con un tremendo mérito. Además, los pupilos de Jardim alcanzaron las semifinales de la Champions en una temporada histórica tras la que las principales figuras se marcharon del Principado.

Tampoco debemos olvidar, a nivel de selecciones, que Panamá, Perú o Islandia se clasificaron para el Mundial, o que Alemania se impuso en la Copa Confederaciones con el equipo suplente: los germanos volverán a ser favoritos en Rusia 2018. Por otra parte, la Copa África se la llevó una inexperta Camerún que, eso sí, no consiguió el billete para la Copa del Mundo.

kaneY, para finalizar, cabe resaltar un dato: por primera vez desde 2009, ni Messi ni Cristiano Ronaldo han sido los máximos goleadores del año. Harry Kane, el ariete del Tottenham, ha anotado la friolera de 56 goles y ha superado a las dos bestias. De momento, los reyes del fútbol no han abdicado. El Balón de Oro les sigue perteneciendo -5 suman ya cada uno-, pero ya no lo ganan todo. Inevitablemente, y aunque parezca lejano, la era de Messi (y Cristiano) se está acercando a su fin.

Siempre hay alguna revelación que da emoción, todos los años hay alguna remontada que queda grabada en la retina de los aficionados, algún veterano que sigue ganando. En 2016 destacaron los modestos. Pero en 2017, son más las despedidas de ídolos, entre ellas, la del probablemente mejor atleta de todos los tiempos. Veremos qué nos depara el próximo año, en el que destaca -no podía ser de otra manera- el Mundial de fútbol que se disputará en Rusia. Feliz 2018 a todos. O como diría Rajoy, feliz 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s