El humilde ciclista que añora la bici

Juanma Garate, exciclista profesional y actual director deportivo del Cannondale-Drapac. Ha conseguido vencer en etapas de las tres grandes -Giro, Tour y Vuelta-, pero estuvo a punto de dejar el ciclismo: “Un día, mosqueado, le dije a mi mujer: Se acabó, dejo la bici, esto no me lleva a ningún lado”

La vida de Juanma Garate (24 de abril de 1976, Irun) gira en torno a una bicicleta. Tras su época de juvenil en el club ciclista irunés, pasó cinco años en ciclismo amateur en el equipo Iberdrola, donde solo en el último año se lo tomó en serio: “Quería dar un salto en mi carrera”. En su etapa como profesional, estuvo ‘pedaleando’ en Lampre, Saunier Duval, Quick-Step, Rabobank y Belkin, llegando a conseguir un cuarto puesto de la general y maillot de la montaña en el Giro de Italia, además de ganar una etapa en las tres grandes -en la ‘Vuelta a España’ lo hizo en 2001, en el ‘Giro de Italia’ en 2006 y en el ‘Tour de Francia’ en 2009-. Ahora destaca como director deportivo del club ciclista Cannondale-Drapac, cargo que le ha abierto “los ojos” para ver “la realidad del ciclismo”.

Uno no deja de ser futbolista tras retirarse. Uno no deja de ser periodista después de dejar el bolígrafo y cuaderno a un lado. Uno no deja de ser lo que ha sido durante años tras ‘jubilarse’. Y Juanma Garate, a pesar de llevar dos años inactivo, sigue siendo ciclista; un ciclista con mucho camino pedaleado y con mucho que contar.

El irunés, afincado en el pueblo vecino de Hondarribia, llega charlando con un miembro de su equipo por el móvil. “Temas de trabajo”, se excusa. Agradeciendo el buen tiempo en el norte -algo inusual-, aprovechamos para sentarnos en una terraza y llevar a cabo una conversación amistosa y amena, como si el ser ambos de Irun hiciese que nos conociésemos de toda la vida.

Ha dejado la bici para subirse al coche, como director deportivo del Cannondale

Antes de nada, confirma que continuará en 2018 como director deportivo del club ciclista Cannondale-Drapac, a pesar de que en septiembre el equipo no asegurase su continuidad en la élite: “Fueron días duros, sin saber el futuro del equipo pero al final continuaré dos año más”. La noticia de la posible no renovación de Cannondale como patrocinador del club les llegó de sopetón en la ‘Vuelta a España’, un “tsunami” según el propio Juanma en declaraciones anteriores: “Esa información nos llegó durante una etapa. Cuando llegué al autobús los ciclistas ya lo sabían. Estaban abatidos, pensando qué sería de ellos. Ahí es todo psicología. La carrera desaparece, no les importa nada”.

 

¿Qué supuso para usted esa inestabilidad del club?

– Al ser el máximo responsable de un grupo, tenía que darle la vuelta a la situación de los ciclistas, que no se viniesen abajo. Yo era el único que no podía pensar en mi futuro, si no en el del grupo. Para nada podía pensar en buscarme un nuevo equipo.

¿Qué ha podido o ha querido aportar a sus ciclistas? Tiene en la plantilla una mezcla entre corredores jóvenes con veteranos como Rolland o Urán:

– Puedes aportar todo. Los que acaban de empezar no saben nada y les viene bien toda la información que les das. Pero es verdad que cuando te diriges a los chavales, no sabes dónde poner el punto de partida porque no sabes cuáles son sus conocimientos: lo que para mi puede ser obvio, para ellos no. Tienes que equilibrar entre los que están empezando y los que ya tienen siete años de experiencia.

 

Tres años desde que ‘colgase’ la bicicleta y dejase atrás un ciclo de 15 años como ciclista profesional para emprender en un nuevo mundo que es el de director deportivo, donde lleva trabajando en los últimos dos años. Pero, para alguien que ha estado pedaleando tanto tiempo y después tener la oportunidad de dirigir a un equipo desde el coche, ¿dónde se encuentra mejor? Juanma Garate no se lo piensa ante esta pregunta. “Como ciclista lo vives mucho mejor. Se piensa que en el coche se va cómodo, pero desde dentro lo valoras de otra manera”. No se queda ahí, ya que habla de una “burbuja” que rodea a los ciclistas: “Como ciclista no vives en la vida real. Como director explotas esa burbuja y aterrizas. Lo mejor es vivir una semana como director, otra como médico, otra como manager u organizador de las carreras… Así se valoraría más el trabajo que hay detrás”.

Sin dejar de mirar atrás y valorar lo conseguido, hay tiempo para pensar en el futuro y marcarse objetivos. “Dependiendo de dónde quieras acabar, dónde pongas tu meta como persona y como director deportivo. ¿Quiero ser el mejor o quiero de aquí a dos años cambiar de aires y dedicarme a vender pan? Dependiendo de a dónde quieras llegar te puede hacer que seas más trepa -lo dice sonriendo y casi pidiendo perdón por la palabra- o menos. Estoy contento donde estoy. Soy muy exigente y me gustaría ser el mejor director”. Quizás esto suene demasiado exigente, pero lo explica: “No quiero que me pongan una medalla, sino quedarme satisfecho con mi trabajo”.

A la hora de hacer balance de estos dos años como director deportivo, admite que ha sido “un reto deportivo”. Se mostraba pensativo, quizás valorando todo su trabajo tras comenzar sin saber cómo gestionar un equipo, ya que “nadie te enseña la parte práctica”. Añade que “después de tantos años como ciclista y con experiencia acumulada, te encuentras en la tesitura de ver si eres capaz de llevar a cabo tu función y transmitírsela a los corredores -respira y piensa-. Estos dos años han sido de aprendizaje. He tenido suerte porque es un club con mucha libertad, no tienes a nadie detrás que te guíe. Hay mucho trabajo que no se ve, pero a mí me gusta”.

Antes de dar el salto al ciclismo profesional, el irunés no tiene ningún reparo en admitir que no tuvo un comienzo fácil: “Cuando eres juvenil, tus padres se levantan a las seis de la mañana para llevarte a una carrera; ‘vaya afición que se ha buscado mi hijo’ pensarían. No tenía la mejor bici porque mis padres económicamente no podían y siempre era yo el que intentaba tirar de la cuerda, y no ellos”. Para corroborar de

Juanma Garate con el maillot de campeón de España (Foto: Reuters)

alguna manera estos problemas de dinero, comenta -entre risas- una pequeña anécdota de cuando era pequeño. “Iba los viernes a la noche a Arbelaiz -tienda ciclista de Irun- a ver si sobraban algunas piezas para poder utilizarlas en mi bici”.

Su primer contrato profesional le llegó de la mano de Lampre, pasando después por Saunier Duval, Quick-Step, Rabobank y Belkin. Cinco equipos donde cada uno le ha aportado algo: “Mi pase a profesionales con Lampre me hizo madurar, siendo un buen punto de partida. En la época de Saunier Duval -un año solo, en 2005-, me dio a conocer el ciclismo español; me sirvió para conocer un ciclismo que no conocía. En Bélgica con Quick-Step, dando un salto al mejor equipo del mundo, me abrió la visión de cómo trabajar las clásicas del norte; me hizo crecer. En Rabobank me junté en un club extranjero con varios españoles, un grupo muy bonito: Luis León Sánchez, Barredo, Freire… Fue el equipo con mayor organización, mucha autonomía”.

Transmite la sensación de tener su etapa como ciclista muy reciente, como si se hubiese retirado hace dos días, a pesar de haberse bajado de la bici en 2014 debido a unos problemas contractuales sobre la seguridad social con su último equipo, el Belkin. Al recordar aquellas desavenencias, se le cambia el gesto, bajando la mirada a la mesa. “En aquella época el ciclismo estaba desorganizado, lejos de la legalidad. El equipo tenía un manager nuevo que no sabía cómo hacer las cosas. Fue a hacer daño, y terminó haciéndome daño. Me sentí desamparado. Ahí me di cuenta de la realidad y no quise seguir soportando la situación. Decidí retirarme”.

¿Cree que fue un adiós agridulce?

– Sí, totalmente. Tenía en mente seguir un año más, e incluso dos, y luego ya retirarme. Pero la situación me minó. Creo que no me merecía terminar así, después de una carrera bonita como creo que he hecho. Acabar tu último año así es feo. Pero a la vez me ha valido para incentivarme y querer volver al ciclismo y hacer algo por el que no se me recuerde con ese final.

¿En quién se ha apoyado en los momentos duros?

– En mi último año de amateur tuve un momento duro ya que me lesioné de la rodilla. Dos meses yendo a rehabilitación, y un día, mosqueado, le dije a mi mujer: “Se acabó, dejo la bici, esto no me lleva a ningún lado”. Y ella me animó a seguir hasta final de año -ocurrió en mayo-. Fue un punto clave. Si ese día llego a ir solo en el coche seguramente luego no hubiese sido ciclista profesional.

¿Cuál fue su mejor y peor momento?

– Si te hablo del mejor momento, puedo mencionarte un triunfo, pero es muy típico. El darte cuenta que vales para esto fue muy bonito. Pasar a profesionales con un contrato de dos años está bien, pero cuando te das cuenta que no lo estás haciendo mal y que vales para esto es gratificante. Te consolidas y ves que vas a hacer algo por lo que has apostado durante tantos años. Soy un afortunado por haber hecho lo que siempre he querido. El peor momento, sin duda, es cuando pierdes a alguien. El presidente de una peña mía, con el que practiqué ciclismo de joven, falleció el día de mi despedida de soltero -suspira-. Fue un palo gordo, muy gordo. Unos meses después gané el Campeonato de España y se lo dediqué. Aquello me marcó mucho.

 

Quizás, aunque no mencione sus victorias, ganar el Campeonato de España y etapa en cada una de las tres grandes supuso uno de los mayores hitos deportivos. La victoria en tierras francesas, siendo el segundo español en ganar en la cima del Mont-Ventoux, será recordada por muchos, y por él mismo: “Fue un día muy bonito. No me esperaba ganar ese día ya que no era mi objetivo. Lo intenté en los días anteriores pero sin fortuna. Salí con la idea de

Juanma Garate en la cima del Mont-Ventoux del Tpur de Francia de 2009 (Foto: RTVE)

meterme en la fuga. Fue como cerrar un circulo: gané etapa en el Giro y la Vuelta y me faltaba una victoria en el Tour. Y lo conseguí. Supuso algo especial, sobre todo en los últimos metros cuando ya me vi ganador.”

¿De quién se acordó?

– Me quedé en blanco. Pensé: “Ahora sí que la he liado”. A día de hoy me recuerdan dónde estaban el día de mi victoria. Eso me gusta.

Pues yo estaba en mi casa. Tengo guardado en mi cabeza el momento de su ascensión a la cima y cuando cruzó la meta. No se me olvidará el escuchar los cohetes en Irun.

– ¿Sí? No sabía lo de los cohetes. La verdad que me emociona esto -breve silencio de complicidad y admiración. Suficiente como para darte cuenta de que la frase una imagen vale más que mil palabras es cierta-.

 

Si cada equipo debe alinear ocho o nueve ciclistas en una carrera, multiplicando por los equipos participantes -alrededor de 15- y los 15 años de Juanma Garate en activo, se habrá cruzado con muchos profesionales. A la hora de escoger un ciclista, elige sin pensárselo a Alejandro Valverde, actualmente en Movistar: “No hay otro igual. El mejor de lejos. No por los resultados sino por cómo vive su trabajo, por la alegría que tiene a la hora de salir a entrenar, por lo autodidacta que es”. Cuando le toca escoger a un compañero y una persona que le haya llenado, le cuesta más trabajo: “¿Como persona? -se lo piensa- ¿La otra cuál era? -bromea- ¿Como compañero? -también duda- Ninguna de las dos es fácil. Como persona yo creo que Pedro Horrillo. Es muy buen tío, pero un desastre. Te va a ayudar hasta el final en lo que necesites. Y más que compañero me quedo con un grupo: el de Rabobank. Hicimos buena piña”.

“El ciclismo es muy transparente con el dopaje. No sé qué más se puede hacer”. Así de tajante se mostraba Juanma Garate ante el tema del doping. Hace unos meses, salió el positivo de Samuel Sánchez, medallista olímpico en Pekín. “No he seguido el caso de Samu, la verdad, pero el que se dopa sabe que le van a pillar”. Preguntándole por el dopaje a nivel más global y no individual, se acomoda y reflexiona. “Para mí está generalmente erradicado desde hace una década. Que yo vea, el concepto y la idea del ciclismo está erradicado en el 90% de los ciclistas. El resto es de los que me sorprenden que dé positivos. Me llama mucho la atención que alguien hoy en día de positivo”. El exciclista, con gesto serio y con tono enfadado, añade que “conozco cómo funciona el ciclismo por dentro y por eso me sorprende. Considero que está erradicado pero siempre hay ovejas negras, individualidades, para hacerse el más listo del grupo. Hace 20 años, el que no se dopaba era la excepción, y ahora, el que lo hace es la excepción. El que se dope que lo pague con todas las de la ley.

Para cambiar la imagen del ciclismo, que es un deporte donde el espectador piensa que los profesionales se dopan, ¿cree que debería de haber más transparencia?

– ¡Es que ya hay mucha! Pero, ¿cómo puedes ser más transparente? En una carrera, estás tocando a las ciclistas. Esto en la Formula 1, por ejemplo, es impensable. Vas al autobús del Sky, y tocas la bici de Froome. ¿Qué más podemos hacer? ¿Que la gente duerma con nosotros en la habitación? Se están publicando las analíticas de la gente, los vatios, las frecuencias cardíacas… ¿Qué más?

 

Tras refrescarnos con el último sorbo, nos alejamos de la terraza hablando sobre el futuro del ciclismo español. Juanma Garate piensa que la transición “está siendo mejor de lo esperado. Hace tres años veía una transición negra. No teníamos a los Izaguirre, Landa, Nieve…”. Comentando sobre las figuras españolas de los últimos años en el ciclismo -Contador, ‘Purito’ Rodríguez-, valora que el listón “está muy alto y todo depende del prisma en el que se mire. Si estamos buscando ganadores de cinco tours, igual tenemos un futuro pobre. Si estamos buscando tener ciclistas competitivos en primera línea, tenemos de sobra”. Recordando su experiencia personal, el irunés añade que “de pelear una grande a ganarla hay un trecho. Solo gana uno. Y por ejemplo, Mikel Landa -competirá la próxima temporada en Movistar- puede estar en la pelea por ganar una grande”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s