Vuela conmigo, por favor

El grupo donostiarra Sin Mala Intención actúa en La Ribera para presentar su primer disco

Una tras otra van invadiendo la sala, esas notas que emanan de los instrumentos que están tocando los distintos componentes del grupo donostiarra “Sin Mala Intención”. Se podría decir que el tiempo para la noche del 24 no acompaña. Una incesante lluvia cae sobre la ría, tiñendo la cristalera de La Ribera de esas gotas milagrosas. Al posarse sobre el agua, forman esa onda semejante a la música que resuena en su interior, con motivo de la presentación del primer disco: “Esas cosas”.

Los camareros recogen los últimos platos que se han quedado rezagados en las mesas, para dar paso a las copas y las cervezas que vendrán después. Acordes, notas y voces se combinan con una esfera en la que no hay un público destinatario en concreto; se entremezclan distintas edades para coincidir con un intercambio, que solo se puede hacer patente si se asiste como público. Porque lo que se percibe sin duda es una experiencia cercana, de una música hecha con cariño que dota al ambiente de un aura cálido, incluso familiar. Todo ello, gracias a la cercanía y la simpatía que transmite este grupo que pisa por primera vez los escenarios de la capital bilbaína.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La primera canción en amenizar la sala es “Ojos de cristal”, interpretada por el cantante Gorka Lizaso Pérez, acompañado por María Soriazu en los coros y en el bajo, Javi Echarri e Iker Gutiérrez con la guitarra eléctrica, Igor Barreco con los teclados y Bjorn Mendizábal en la batería.

Las canciones se van sucediendo con ese aire pop-rock en castellano que tanto les caracteriza, mientras se oye una conversación de un grupo de amigas de colegio, en la que una de ellas cuenta que: “Hemos venido a tomar una copa antes de irnos a casa y hemos descubierto a este magnífico grupo. Me recuerda a mis años viviendo en la calle Fuencarral de Madrid y yendo al ‘Vía Láctea’ con medias de rejillas”.

El concierto va tomando forma mientras altera su repertorio y melodía. Pasando por canciones enérgicas como “En Mil Pedazos” o “Las Sombras del Amor”, que hablan de la niñez, adolescencia y desamor. A otras más lentas y con letras más potentes como “Arena Triste”. Con todo ello, vemos una combinación certera de la fusión del disco.

Y así, poco a poco se van ganando al público. Una de sus amigas desde hace 13 años, explica a otra que Gorka lleva componiendo desde que le conoce, y para él es un sueño conseguir eso. Además, detalla que: “Aunque no tenga la repercusión que tienen otros grupos, a él le da igual. Porque lo que quería era conseguir formar su grupo y poder tocar sus canciones y lo ha conseguido. Yo me siento muy orgullosa de él, y definiría al grupo como un trabajo de muchos años y hecho con mucho cariño”.

La distinta combinación de luces que se utilizan en el escenario va cambiando la atmósfera que se respira, y justo al coincidir la iluminación azulada con la morada, Gorka anima al público a levantarse de sus cómodos asientos, para cantar y bailar junto a ellos el tema de “Flor de Madrid”.

Los músicos abandonan el escenario para dar paso a la voz rasgada del cantante, acompañada únicamente por un piano. Es un homenaje e interpretación de la canción “En mi habitación” de Antonio Flores. Ello deja una escena muy íntima, donde se entremezclan letras y melodía, mientras Gorka baja del escenario para sentirse más cerca del público y cantar estrofas como:

Una lluvia mezclada con sudor
en mi habitación
son dos cuerpos entregados al amor
en mi habitación.

Mi salvación o mi muerte,
mi vida o mi suerte
así lo veo yo
eso es todo lo que encuentro
en mi habitación.

En contraposición a estas letras íntimas, el grupo rápidamente vuelve al escenario para volver a cargar las pilas a todo el que lo desee. Dando paso a un tema compuesto para los amigos: “Rock&Roll”. Al llegar el tema de “Paseo de Francia”, no dudan en bromear sobre el reparo que les da tocarla en Bilbao, debido a que declaran su amor a Donosti.  Pero prometen que algún día dedicarán otra canción al parque de Doña Casilda.

En un momento tan íntimo en el que suena “En Mil Pedazos”, Gorka se atreve a expresar que para él, la gira es el cumplimiento de un sueño. Era algo que tenía en mente desde hace mucho tiempo. “Empezamos en Marzo a presentar este disco en directo y ya llevamos 14 conciertos. Estamos muy contentos, el año que viene seguiremos presentando el disco y en el 2019 sacaremos el segundo”, afirma Gorka con gran alegría mientras sus compañeros lo acompañan con sus mejores sonrisas.

De repente, sucede un momento incómodo en el que el grupo para de tocar y nadie pronuncia ninguna palabra. Pero un grupo de fans rápidamente rompe el hielo gritando al unísono: “Beste bat, beste bat…”. Con lo que el cantante nos muestra su desasosiego y tranquilidad, interpretando “Al desnudo”:

Quisiera escribir una canción al desnudo
que me caliente en esta noche fría,
sin cables ni artificios, con las musas de escudo
y mis vicios, la mejor compañía.

El concierto va diluyendo y se siente que llegamos al final. Para despedirse con un buen sabor de boca, eligen el tema de “Vuela Conmigo” que habla de los sinsabores, luces y sombras que llevan consigo el dedicarse a la música, pero como recuerdan: “Tenemos que ser fuertes y llegar aquí, ya es un sueño”.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nada más terminar, uno de los guitarristas, Iker Gutiérrez, cuenta que para él, poder tocar en un grupo significa mucho. Porque hasta ahora ha estado tocando en otros grupos con amigos y colegas, pero nada parecido a esto. Entonces, estar en un grupo así: “Es algo espectacular, es un sueño estar en un grupo con un disco propio y dar conciertos. Es un privilegio y un lujo, y esperemos que poco a poco vaya teniendo sus frutos”.

Al igual que Gutiérrez, Gorka Lizaso decide contestar una serie de preguntas rápidas:

¿Cómo, cuándo y por qué decidió formar el grupo?

El grupo nace con nuestro primer disco que empezamos a grabar en febrero del año pasado y que se publicó a finales de noviembre. Los músicos a los que llamé se comprometieron a grabar el disco, por lo que para los conciertos contacté con los músicos que hoy en día forman parte del grupo.

¿De dónde saca la inspiración para componer las letras?

Las canciones hablan de mí, de lo vivido, de lo que veo, de lo que sueño. Las fuentes de inspiración son muy diversas y casi siempre tienen que  ver con el motor que nos mueve que es el amor, aunque las letras se escriban desde el desamor.

¿Cuál es su musa?

No todas las canciones hablan de amor o desamor pero las que lo hacen, tienen nombre y apellido. Las musas de esas canciones son  las que me han dejado o a las que he dejado yo. Para la vida es una putada, pero para la creación es una situación maravillosa. Así que, de alguna manera compensa.

¿Qué ha significado tocar en Bilbao?

Fue especial tocar en Bilbao. Había tocado allí mientras estudié la carrera, pero volver a una ciudad en la que he vivido tanto siempre es emocionante. Además, este concierto es importante porque ha sido el primero que hemos hecho, pero no el último, que volvemos el 16 de febrero de 2018.

¿Qué futuros planes o proyectos tenéis en mente?

Lo poco que queda y todo 2018 lo seguiremos dedicando a la presentación de este disco, ya que creemos que hay muchos lugares por explorar y creemos que nuestra música puede gustar allí. Además, saldremos de Euskadi que es algo que nos tiene muy ilusionados.

Me gusta soñar, pero sobre todo, me gusta soñar despierto y me encantaría poder vivir de la música y de mis canciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s