‘La Quincena’ (2ª noviembre): A pesar de

Lleida y Formentera asaltaron Anoeta y San Mamés la pasada semana, demostrando, una vez más, que en el fútbol nada está escrito de antemano. Además, se sortearon -ya era diciembre, pero solo por un día- los grupos del Mundial, Gremio se proclamó campeón de la Copa Libertadores y Grigor Dimitrov hizo lo propio en el Torneo de Maestros. Pero lo más importante es, evidentemente, la pelea del Toto Berizzo contra el cáncer de próstata.

5- Dimitrov, campeón del Torneo de Maestrosdimitrov

La de 2017 ha sido una temporada extraña en el tenis. Las bajas de larga duración de Djokovic o Murray, entre otros, dieron paso a una nueva generación que viene pisando fuerte. Sin embargo, los Grand Slams y los dos primeros puestos del ránking ATP se los han repartido dos veteranos como Rafa Nadal -número uno del mundo y campeón de Roland Garros y US Open- y Roger Federer -número dos y vencedor en Australia y Wimbledon-.

Los Alexander Zverev o Dominic Thiem a pesar de no haber ganado ninguna grande, han dado un paso hacia delante y han demostrado que en ellos recae el futuro de este deporte. Grigor Dimitrov y David Goffin son algo más mayores, pues tienen 26 años, pero, eso sí, fueron ellos, números tres y seis de la ATP al finalizar el curso, quienes se plantaron en la final del Masters. Rafa Nadal llegó con molestias a la competición y se tuvo que retirar tras caer en el primer partido, mientras que Roger Federer -principal favorito para hacerse con el título-, cayó ante el belga Goffin en semifinales. En la final se impuso Dimitrov, al igual que en el encuentro que ambos disputaron en la fase de grupos. El búlgaro hizo pleno en Londres y se proclamó maestro del tenis en este 2017; sin duda, el mayor éxito hasta el momento de un tenista que quiere ser más que la transición entre dos generaciones.

4- Gremio jugará el Mundial de Clubes

copa-libertadores-2580377h540Parece que ganar la Copa Libertadores solo tiene valor porque otorga al campeón el privilegio de disputar un partido ante el mejor equipo de Europa, si es que ambos superan sus semifinales. Sin embargo, no es así. Ganar la Libertadores no es como ganar el Trofeo Colombino, sino que es consagrarse como el mejor equipo de Sudamérica.

En un torneo que siempre deja sorpresas. Llegaron a la final un club brasileño y uno argentino. En este aspecto, nada fuera de lo común, pues son estos dos países quienes dominan el fútbol en el cono sur. Gremio era -y es- la esperanza del juego brasileño clásico: asociativo y atractivo en tiempos de austeridad en la cuna del jogo bonito. Lanús, por su parte, no es River ni Boca. No es un equipo muy conocido al otro lado del Atlántico, y sus vitrinas las ocupan nada más que un par de Ligas y alguna Copa de Argentina.

La Libertadores es extraña hasta para decidir su campeón: la final se disputa a doble partido. Pero ambos los ganó Gremio, siendo, además, superior. Liderados por Arthur y Luan, los brasileños se llevaron la Copa más importante de Sudamérica, jueguen contra el Real Madrid o no. Eso da igual.

3- Planesmundialsorteo

La agenda del mes de junio de cualquier futbolero que se precie quedó definida el pasado viernes. Grandes mitos como Maradona, Gordon Banks, Cannavaro, Puyol, Cafú o Forlán se reunieron en el Kremlin para, simplemente, sacar bolas de urnas en un sorteo que dirigieron la periodista rusa Maria Komandnaya y Gary Lineker, pulsera arcoiris incluida.

Fuera cual fuera el reparto de las selecciones en los ocho grupos, se hubiera desatado la ilusión, las ganas de que arranque ya la Copa del Mundo que abrirán el jueves 14 de junio Rusia y Arabia Saudí, que comparten el grupo A con Uruguay y Egipto. España quedó encuadrada en el B con Portugal, Marruecos e Irán; mientras que Francia cayó en el C junto a Perú, Dinamarca y Australia. El grupo de la muerte es el D, en el que Argentina, Islandia, Croacia y Nigeria pelearán por dos billetes para octavos de final. Dos de las grandes favoritas, como Brasil y Alemania, están en los grupos E y F: la canarinha, junto a Suiza, Costa Rica y Serbia, y la vigente campeona, con México, Corea del Sur y Suecia. Bélgica e Inglaterra se enfrentarán en el G a las -en teoría- débiles Panamá y Túnez, y, por último, en el H, uno de los grupos más igualados: jugarán Polonia, Colombia, Senegal y Japón.

Del 14 de junio al 15 de julio toca inventar excusas y aplazar compromisos. Si hace falta decirle al de la caldera que lo de arreglar el agua caliente, ya para más adelante. Merece la pena si es por ver el Mundial.

2- Aguante, Toto

Sevilla FC v Liverpool FC - UEFA Champions League

Todo ocurrió una noche de Champions en el Pizjuán. El Liverpool se había adelantado por 0-3 en el marcador, y parecía haber sentenciado su pase a octavos. Sin embargo, el Sevilla se rehizo. Se levantó, y en una épica segunda parte -con la inestimable ayuda de la defensa red– logró empatar el partido.

No obstante, poco después de haber finalizado el encuentro, todo quedó eclipsado por la filtración de que Eduardo Berizzo, técnico del cuadro hispalense, padecía cáncer de próstata. El club confirmó la noticia al día siguiente, y las muestras de apoyo no tardaron en llegar. Aún podemos tener cierta esperanza en la humanidad, pues parece que todos tenemos claro que, en estos casos, no hay colores que valgan. Toca apoyar al Toto y confiar en él, porque saldrá de esta y ganará la batalla. Seguro.

1- Ridículo bochornoso, éxito grandiosolleida

Depende de qué lado uno esté. Para Athletic y Real Sociedad, caer eliminados ante equipos de Segunda B es un fracaso sin paliativos. Sin embargo, Formentera y Lleida cosecharon triunfos históricos en estos mismos partidos.

En Donostia, transcurridas tres cuartas partes de eliminatoria, los pupilos de Eusebio Sacristán parecían tenerlo todo controlado, pues vencían por un global de 3-0 al Lleida. La historia que les contaré a continuación les sorprenderá: Aitor Nuñez y Manu Molina empataron el choque a dos en apenas cuatro minutos, colocando a los ilerdenses a un solo gol de pasar a octavos. Entonces, entró al terreno de juego de Anoeta un chaval de 17 años, Bojan Radulovic, y, en el 87′, marcó su primer tanto con el Lleida, eliminando así a la Real Sociedad. No es el típico cuento para niños en el que el débil puede con el fuerte: es la realidad.

En Bilbao, en cambio, nadie marcaba. El tiempo pasaba y nadie marcaba. En Formentera, una isla a la que los futbolistas no quieren ir porque vivir allí es muy caro, el resultado había sido de 1-1: un empate que el Athletic quizá ni mereció. El 0-0 en casa, por tanto, bastaba a los de Ziganda para pasar de ronda. Los poco más de 14.000 valientes que acudieron -acudimos- a San Mamés en la que fue la peor entrada de la historia del nuevo estadio -ligeramente superior a un cuarto de la capacidad del campo- no tuvieron suficiente con pasar frío. Además, vieron -los que quedaban, pues algunos ya habían marchado- cómo, tras 75 u 80 minutos de repliegue ante los que el conjunto vasco no supo anotar ni un solo tanto, al Formentera le bastó con atacar diez minutos para generar ocasiones y anotar un gol de córner en el 95′. La victoria de los baleares, la más prestigiosa probablemente de la historia del club, nos recuerda por qué amamos este juego, por qué seguimos diciendo que en el fútbol cualquier cosa puede ocurrir. Aunque a mí, siendo sincero, me amargó la noche.

A pesar del formato de la Copa, diseñado para los grandes y para que, a partir de octavos, solo queden equipos de Primera, dos clubes de Segunda B -Lleida y Formentera- y dos de Segunda -Numancia y Cádiz- siguen adelante.

 

A pesar de no ser considerado como uno de los mejores tenistas del mundo, Grigor Dimitrov ganó el Masters. A pesar de la campaña de desprestigio por parte de la prensa española, Gremio tiene muchos motivos por los que celebrar. A pesar de lo que tengamos que hacer en junio, veremos el Mundial. A pesar del cáncer de próstata, Berizzo seguirá adelante. A pesar del formato de la Copa, las sorpresas como las protagonizadas por Lleida y Formentera siguen sucediendo. Que así sea. Que sigan habiendo muchos “a pesar de”, porque logran que el deporte nos siga emocionando. Y, sobre todo, porque son mucho más importantes, que en el caso del Toto y de todos los luchadores que pelean contra enfermedades el “a pesar de” signifique la superación de la misma. Ojalá así sea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s