Al menos tenemos salud

Eduardo Galeano dice que no eres de un equipo hasta que te hace llorar. Pues bien, yo digo que no eres de un equipo hasta que lo maldices. Y este año, pobre de mí, estoy maldiciendo más que nunca a los tres equipos que apoyo.

En julio escribí un artículo sobre el Bilbao Basket que se llamaba “Optimismo, dudas y esperanza“. Ahora, en diciembre, tan solo quedan las dudas. Muchas dudas. Alimentadas desde la propia directiva, que pusieron al entrenador a los pies del caballo declarando que no garantizaban que fuese a estar en el banquillo para el importantísimo partido de este domingo ante el San Pablo Burgos.

Esperemos que este cambio en el banquillo sirva para resucitar a un equipo que parecía que estaba muerto, ha firmado muy pocos partidos realmente buenos y que ha cosechado unos resultados que, aunque se intuían que podrían ocurrir, nadie se esperaba. Muchos jugadores han dado un rendimiento bajísimo y quienes han tirado del carro han sido, una vez más, los veteranos. La única nota positiva: Pere Tomàs, un jugador que ha sacado un carácter y una garra que muchos desconocíamos que tenía.

Del Athletic, por el contrario, poco más que decir, y más en estos días. Empezó la temporada con mejores resultados que juego, y ahora que los resultados no acompañan, no hay nada a lo que agarrarse. Sin una idea clara de juego, como en el Bilbao Basket, muchos jugadores no están tirando del carro y a ello se le ha sumado la lesión de Iker Muniain, que estaba siendo, hasta ese momento, el mejor jugador.

La eliminación en Copa frente al Formentera ha sido la gota que ha colmado el vaso y la paciencia de muchos aficionados. Porque el torneo del KO es la competición que más gusta en San Mamés, y es inaceptable haber perdido a doble partido contra un equipo que, si bien peleará por el descenso a Tercera División, se ha ganado por méritos propios estar donde está. Ziganda está muy cuestionado y ya hay gente que está pidiendo la vuelta de Bielsa…

Por último, la situación en el Barakaldo es algo mejor, pero tampoco como para echar cohetes. Un año más se nos vendió que somos candidatos a ascender a Segunda División. Pero, cuando el balón ha echado a rodar, estas aspiraciones se han desmontado como un castillo de arena cuando viene una ola. Se plantó cara -pero se perdió- ante Racing y Mirandés, dos de los mejores equipos de la competición, y se ha perdido fuera de casa ante el Izarra y el Leioa, que están en la zona baja de la tabla. Lo único a lo que agarrarse: la solidez que ha mostrado en casa.

El Barakaldo estuvo por delante en el marcador frente al Racing… Para acabar perdiendo en el descuento (Foto: Aquihaypelotas.com)

Como podréis comprender, las alegrías que me han dado estos equipos a lo largo de esta temporada vienen siendo pocas. Pero lo único que puedo asegurar es que les apoyaré lo máximo que pueda, porque en momentos como estos es cuando se ve quienes apoyan de verdad a un equipo, aunque lo maldices, siempre acabas volviendo a por más. Porque por mucho daño que te haga, siempre acabas volviendo a animarles.

Por el momento, lo único que puedo decir es que solo nos queda la salud, aunque con algunos disgustos nos la estén quitando.

Un comentario en “Al menos tenemos salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s