Ángel García: “Me acuerdo que salí el primero, de lo nervioso que estaba me quería ir a mi casa”

Melena rizada, camisa a cuadros, chupa y botas de cuero. Entra por la puerta con su paraguas en la mano, quizás tendría que haberlo usado mejor pues la tarde lluviosa de Pamplona no perdona. Por fin nos encontramos con la mirada, tampoco ha sido muy difícil reconocerlo, hay pocos “viejos” rockeros en el bar. Son las cinco de la tarde, buena hora para tomarse una cerveza.

Ángel García hoy por hoy es el guitarrista de Kharmia, grupo de Heavy Metal pamplonica. Pero su amplia trayectoria le avala. Sus 40 años le han servido para adentrarse de lleno en el mundo de la música, en el Rock, en el Heavy Metal desde los 17 años. Grupos anteriores en los que estuvo, como Xtasy o Meridiam, van a ser tema de atención. En ellos Ángel consiguió cosas con las que todos soñamos. Hoy se hablara de él, su trayectoria y sobretodo será una lección sobre la trastienda de los grupos.

Una sonrisa le define: va a ser una buena entrevista. “Estoy emocionado, es la primera vez que me entrevistan de esta forma”. El acto esta a punto de comenzar, espectadores presencian la función, aunque cada uno a su tema. El Niza, bar construido dentro del Teatro Gayarre de Pamplona, presencia el encuentro. Un firme apretón de manos nos presenta. Hora de sentarse y hablar.

Pregunta: ¿Cómo es tu historia?

Respuesta: Comencé a los 17 años a tocar la guitarra de forma autodidacta. A los 18 ya entré en mi primer grupo. Siendo más pequeño ya me empezó a atraer la música rock y derivados. Escuchaba a los grandes tocar y quería ser uno de ellos. Cambie de grupos, incluso compaginaba el estar en varios a la vez. Grabamos varias maquetas, incluso mi primer disco, con el grupo Psyke en el estudio Sonido 21. Fue como “hostias, nuestro primer disco que guay” que en aquella época se hacía en casete.

P: ¿Cómo consigues compaginar tu vida con la música?

R: Pues cuando entré en mi primer grupo estaba acabando de estudiar, estudiaba administrativo. Ahí conocí a los chicos con los que hice mi primer grupo, Psyke. Al acabar administrativo empecé a trabajar en la fábrica, en enero hago 23 años. Con Psyke estuve 4-5 años, grabamos varias demos en estudio profesional. Antes tuve otro grupo, pero era muy novel, yo estaba aprendiendo a tocar todavía.

En la época laboral pase a un grupo llamado Flour5. Hacíamos una mezcla muy variada de rock, funky, jazz, una banda muy buena. A la vez de Flour5 estaba con una banda, Vitamina X, una banda de colegas que hicimos algún concierto y grabamos algo pero de manera casera. Los conciertos que hacíamos eran todos en Navarra. Con Psyke tocamos en el MásYMás de Pamplona, pero en general conciertos en pueblos de Navarra.

Luego ya empezó la época de Meridiam, deje Psyke y continué con mis colegas en Vitamina X, que encima ensayábamos en el mismo local con Meridiam. Para mi de lujo ya que no tenía que moverme. Con Meridiam, al poco de entrar, no teníamos temas ni siquiera para un disco. Imagínate, teníamos 8 temas, cuando entré yo hicimos el noveno y el décimo para pode grabar un disco y no sé si teníamos algún instrumental. Fue componer lo que hacía falta y meternos en estudio pagando de nuestro bolsillo en Sonido 21, profesional en el que han grabado Barricada, Koma, La Fuga… Cada hora de grabación nos costaba 50 euros, una pasta. Mirabas al reloj pensando la pasta que costaba. Salir de currar a las 10 e ir al estudio que estaba petado y venga a grabar con la tensión de la hora y el cansancio, esto fue el primer disco de Meridiam.

La siguiente pregunta tiene una respuesta esperada. La mítica banda sueca de hard rock, Europe, es todo un referente en el mundo de la música. ¿Presentasteis un disco de Meridiam en el Anaitasuna junto a Europe? Un brillo inunda su cara, se nota que recordarlo le emociona: “Fue el segundo disco, fue el momento más alto que tuvimos, y que he tenido yo seguramente sí”.

Fue de teloneros de Europe en el Anaitasuna que eso fue… Me acuerdo que nos llaman: ‘oye que vais a ser teloneros de Europe en el Anaitasuna’, bah, que vamos a tocar, la mítica broma que mete un tío del grupo que no se lo cree nadie. Nerviosos perdidos, muy majos ellos”.

P: Aparte de eso, no sé si fue en el primer disco, constasteis con la colaboración de voz del cantante de “Tierra Santa” que eso es una cosa…

R: Sí, esa es otra… que tampoco sé como lo consiguieron. Va a venir el cantante de Tierra Santa, que también se llama Ángel por cierto. Y apareció e hizo una colaboración que además en uno de los temas más representativos del disco de Meridiam, “Diva”. También teloneamos a Tierra Santa, había buen rollo con ellos.

 

Seguimos hablando de grupos míticos con los que ha colaborado. Esta vez cruzamos el charco y hablamos de Latinoamérica. Un grupo que ya no está en activo, pero marcó una época, son los argentinos Rata Blanca, y Ángel tuvo el placer de actuar junto a ellos. “Sí, tocamos en Pamplona en la sala Artsaia. Me acuerdo de Walter Giardino, guitarrista de Rata Blanca, un tío enorme. No se si mediría dos metros, por ahí andaría. Estuvimos por aquí esa noche (Bajada de Labrit, una de las zonas de bares del Casco Viejo de Pamplona) muy majos los tíos”.

 

Esta pregunta siempre suele esconder sorpresas, nunca sabes que pueden decir. Pero en este caso estaba claro, la decisión de Ángel se queda con Europe. ¿Cuál es tu concierto más destacado dentro de tu trayectoria?

El de Anaitasuna con Europe. Por ser Europe, por ser Anaitasuna. El pedazo de pabellón, la gente, los nervios… yo me acuerdo perfectamente. Tengo una cosa grabada que teníamos que salir al escenario a las 9:30 y nos dijeron: ‘A las 9:30 en punto hay que estar en el escenario’ (imitando voz). Buah, nerviosos perdidos, me acuerdo que se me secó la boca, que se me pegaron hasta los labios y los dientes de la seca que tenía la boca tío. Me acuerdo que salí el primero, de lo nervioso que estaba me acuerdo que me quería ir a mi casa. ¡ME QUIERO IR A CASA! (risas). Esos cinco minutos antes de salir se me pasaban mil cosas por la cabeza. Nos iba un tío alumbrando para saber por donde íbamos y me acuerdo que nos alumbraba las escaleras y cada escalera tenía unos LEDS y yo tengo la imagen grabada de mirar las escaleras como diciendo: despacio… a ver si te vas a caer colega (risas). Y se oía a la gente, y claro no los podía ver y fue salir y buah, aaah (imita a gente gritando). ‘¡ME CAGO EN DIEZ CHAVAL!’.

Ángel es un guitarrista profesional, su extensa carrera le otorga cualquier tipo de título. Incluso hace alusión al control que tiene encima del escenario sobre su guitarra y material que le acompaña en todo momento. Confiesa que en sus primeros conciertos los fallos en directo le aterrorizaban, pero con los años aprendió a controlar su material y si algo falla sabe que es lo que tiene que solucionar al instante.

P: Inspiraciones, ¿qué grupos son tus referentes?

R: Yo empecé cuando era muy joven, me gustaba Barricada, de música de aquí local. Barricada fue igual el grupo que más me metió en el Rock. Luego ya empecé a tocar la guitarra, a mí me marco mucho por ejemplo a la hora de ser guitarra solista cuando vi en el año 92 en la Expo de Sevilla, hubo un concierto que lo echaron por la tele que tocaban Steve Vai de Satriani, Nuno Bettencourt guitarrista de Extreme y Bryan May de Queen. Y tocaron en un mismo día. Aquello me impacto porque yo los veía y pensé: ‘Eso es lo que quiero hacer yo, yo quiero tocar como esos tíos’. A partir de entonces me metí a estudiar mucho, a saber como se hacía aquello.

P: A la hora de crear con tu guitarra, ¿cómo te lo propones?

R: A la hora de componer por ejemplo yo compongo de forma muy diferente si tengo que hacerlo para mí. Si es un tema mío lo hago más personal, si es para el grupo me adapto un poco, dentro de mi estilo, a la banda en la que estoy. Yo no componía igual para Meridiam, Xtasy o Kharmia.

P: ¿Te sientes cohibido porque rechacen tus ideas?

R: Me pasa muchas veces, pero es lo que tiene estar en un grupo. Que no es porque no les guste, si no encaja en el estilo lo dicen o ponen mala cara.

 

El presente toma el control de la charla, empezamos a hablar de su grupo actual, Kharmia, donde milita desde 2015.

P: Tengo entendido que con Kharmia tocáis más tipo bares, que no habéis salido de Pamplona, ¿no?

Ángel García en su etapa en Xtasy (Foto: Metalsymphony.com)

R: Con Kharmia empezamos en la Tótem (sala de conciertos de Pamplona) que fue el primero. Hemos tocado en bares, hemos tocado en un festival de Burlada que suelen hacer, el Maiatza Rock. Ese estuvo muy bien porque tocamos con “Diabulus in Música” y “Taken”. Y luego pues en peñas, bares…

P: ¿Cómo ves el futuro de Kharmia?

R: Pues tengo esperanza. Lo primero grabar el disco. De todas formas es la primera vez en mi vida que un mismo disco lo estoy grabando por segunda vez. Esto es curioso, grabamos el disco el año pasado, tuvimos problemas con el teclista y batería, y el disco ya estaba grabado. Después de todo estaba a punto de editarse y cuando ya estaba todo para sacar decidimos que ese disco no sonaba bien (se ríe). Con los nuevos miembros se decidió volver a grabar. Ya se ha empezado a grabar con resultados mejores y esperamos que este año ya este listo.

 

Volviendo a su anterior gran grupo, Xtasy, un grupo de melodic hard rock, ocupó la vida musical de Ángel desde el 2013 a 2015. Años suficientes para que Ángel cumpliera lo sueños de todo rockero, como hacer la gira “Revolution Tour” entre 2014 y 2015.

P: ¿Cómo fue tu paso por Xtasy y tu sensación a la hora de hacer las giras por España?

R: Pues fue una experiencia… agridulce. Una experiencia muy buena porque fue la primera vez que grababa un videoclip, grabé tres videoclips con ellos, una experiencia nueva. Luego las giras, con grupos extranjeros, suecos, ingleses… Tenía ganas de hacer, yo decía que quería hacerlo y la verdad que fue guay, me gustó. Pero también es duro estar trabajando en una fábrica, salir de trabajar y ese mismo día irte lejos a tocar. Las giras te machacan. Lo feo de estas cosas es que no descansas nada, estas todo el día machacado.

P: Puede que sea una pregunta un poco comprometida, pero a Ángel se le ve cómodo así que… ¿por qué no?. ¿Por qué te marchaste de Xtasy?

R: La marcha fue una decepción un tanto inesperada. Aunque la experiencia fue buena, muy buena en general, yo me sentí un poco defraudado. Entré por colegueo, entré para formar parte del grupo y al final me di cuenta de que la experiencia no era lo que pensaba que sería. Hay veces que por muy bien que esté eso de firmar autógrafos y conocer sitios nuevos haciendo una gira, sacrificarte sin una razón no tiene sentido. Sarna con gusto no pica, pero no hay que ser tonto, cuando empieces a dudar entre la gente con la que estás es que algo va mal.

 

Algo hay claro en el mundo de la música, de los grupos de rock: Qué significa un grupo. La armonía, el buen rollo, la democracia a la hora de hacer elecciones. Eso es, el buen rollo, una democracia. Yo por ejemplo tengo como un ejemplo muy claro en Marea. Marea es un grupo que desde que empezaron, desde abajo, están los mismos componentes y no han cambiado a nadie. Dices: ‘Ostias que envidia ¿no?’. Eso si es un grupo de rock, porque son colegas, se quieren, se respetan y están haciendo algo en común al mismo son”.

Como último tema retomamos a Meridiam, grupo de power metal en español, el primer gran grupo de Ángel y con quienes consiguió cumplir un sueño. Ya se ha comentado con anterioridad que Ángel consiguió ser telonero con su grupo de los mismísimos Europe en un gran pabellón de Pamplona.

P: ¿Cómo fue la época de Meridiam?

R: Fue muy bueno aquello. Meridiam sí que éramos un grupo, éramos colegas. Existen recuerdos de ensayar, ensayar mucho, un gran trabajo de ensayo y composición junto con la ilusión. Pero el final fue un poco raro. Después del concierto con Europe el cantante se empezó a agobiar consigo mismo y estaba muy inseguro de sí mismo y dijo que abandonaba el grupo. Cuando mejor estábamos se fue y el batería dijo que él sería el cantante, no canta mal pero no es lo mismo. Fue dar un concierto con el ‘nuevo’ cantante y dimos uno de despedida con el cantante original, aquello fue la leche.

P: El haber vivido estas experiencias con Meridiam te habrá dado mucha experiencia a la hora de trabajar con un grupo y ganas de seguir adelante. Cuando saliste del grupo, ¿cuáles fueron tus expectativas?

R: Cuando salí de Meridiam yo pensé: El rollo este de grabar discos y meter pasta, un dineral… No pienso perder dinero con la música. Estaba harto del rollo de perder dinero. Hice “The Rock Ages”, cantando y tocando la guitarra, me lo pasé de puta madre. Tuve la oportunidad de cantar y encima gané pasta. Era la primera vez en mi vida que ganaba dinero.

 

Ángel hace una reflexión que impresiona pero que a su vez esconde una verdad: “Si no creas, la música se muere”. Con esto hace referencia a que los grupos no deben centrarse en hacer canciones de otros grupos, sino que hay que explotar la creatividad de cada uno y crear canciones propias.

La entrevista llega a su fin. Ángel se ha desenmascarado más de lo esperado. Aspecto rudo pero de corazón sensible es capaz de describir el panorama de la música llamada undeground y todo lo que conlleva pertenecer a un grupo con éxito.

La despedida llega y que mejor forma que preguntando sobre su futuro en la música. “Me gustaría volver a estar en más grupos, me gustaría volver a cantar. Por ahora lo primero, acabar el disco de Kharmia. Es un objetivo que ya está muy marcado. Y sobre todo me gustaría volver al ROCK”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s