Lo que me enseñó ‘Gregario’ de Charly Wegelius

Wegelius en su etapa en el Mapei (Fuente: Competitivecyclist.com)

Es poco común encontrar un gran libro en un género como la biografía de deportistas, plagada de libros mediocres que te cuentan con todo detalle cómo se produjeron las gestas que les encumbraron pero se olvidan de tratar su parte más humana, sus fracasos…

Esto no ocurre en ‘Gregario’, la auto-biografía que Charly Wegelius ha escrito con la colaboración de otro ex-ciclista profesional, Tom Southam -escritor y licenciado en letras- y que, como él mismo cuenta en el prólogo, es la persona más indicada para contar la historia de Charly porque él ha sido un testigo privilegiado de toda su carrera. De hecho, ambos son, actualmente, directores deportivos del Cannondale-DRAPAC.

Cómo se puede intuir con tan solo leer el título, Wegelius se labró un nombre en el pelotón ayudando a varios de los mejores ciclistas del mundo. Él era una de esos ciclistas que bajan al coche a por botellines, resguardan al líder del viento y tiran del pelotón con dureza cuando la situación lo exige. A ellos no les corresponde la gloria, sino trabajar, y desde que comenzó su carrera en el Mapei fue consciente de esa situación, como admite en todo momento.

Tom Southam, escritor del libro (Foto: Cyclingnews.com)

En las casi 300 páginas que lo componen, Charly va desgranando de manera muy amena cómo se aficionó al ciclismo siendo niño, su obsesión por Francia y el Tour y cómo se labró un nombre en ese país corriendo para el Vendee-U, uno de los equipos amateur más importantes del país.

Tampoco se extiende mucho al hablar de sus 12 años como profesional, puesto que no se pierde en detalles insulsos que no interesan al lector y se centra en contar cómo transcurrió su carrera a base de inteligentes reflexiones y, principalmente, anécdotas. Por ejemplo, sus inicios en el equipo de Linda McCartney y lo poco beneficioso que es la dieta vegetariana para un ciclista, su fichaje por el Mapei y los gastos innecesarios que realizaba el equipo, lo que acabó provocando su disolución -instigada también por una encuesta a pie de calle donde los italianos no les consideraban un equipo que luchase lo suficiente por conseguir un ciclismo limpio-.

De su etapa en el DeNardi-Colpack destaca cómo creció como persona -haciendo la compra, limpiándose la ropa, teniendo un salario mucho más ajustado…- tras vivir de lujo en su etapa en Mapei y de su etapa en el Liquigas, lo que le aportó trabajar con Danilo Di Luca, lo mal que lo pasó en su primer Tour y el recibimiento que Mario Cipollini brindó a los novatos una pretemporada -recomendable leerlo-.

Pero tampoco se olvida de sus peores momentos: su sanción por tener el hematocrito alto -que le condujo al alcoholismo-, su expulsión de la selección británica por ayudar a Italia en el Mundial de 2005 y su etapa con Cadel Evans en el Lotto -problemas de insomnio y estrés- y la rabia y la desesperación que sintió en su última temporada como profesional cuando se le escapó una victoria de etapa en los últimos 100 metros (hacia el minuto 18:30 podéis verlo).

‘Gregario’ es un gran libro, los premios y el éxito que ha cosechado lo demuestran, recomendable para cualquier persona pero principalmente a los amantes del ciclismo. Se muestra la cara más dura y real de este deporte y la frase final del libro lo resume perfectamente.

 La única verdad sobre el ciclismo profesional: no es ningún puto cuento de hadas


Gregario se publicó en 2016 a través de la Editorial Contra. Lo podéis comprar AQUÍ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s