In a Heartbeat

Hay cortometrajes de animación que vemos a diario y nos gustan, pero no nos enseñan nada, ni nos mueven o son simplemente superfluos. En cambio, hay otros que nos enseñan mucho más de lo que nos imaginábamos en un primer momento. Que nos muestran una realidad tal y como es: sin tabúes, sin barreras, sin dramatizar… Una realidad pura y plena. Por eso mismo, me gustaría poder enseñaros este vídeo, que ya cuenta con más de 30 millones visualizaciones y que simplemente lo calificaría como brillante.

18953410_1831230397094222_4112231407352996346_o
In a Heartbeat

Este vídeo se llama “In a Heartbeat” y fue creado por Esteban Bravo y Beth David entre enero de 2016 y abril de 2017. Pero no se publicó en las redes hasta el 31 de julio de este mismo año. Estos dos estudiantes ya licenciados, lo presentaron como trabajo de tesis de graduación del ‘Ringling College of Art and Design’ de Florida.

Cuentan que su primera idea era narrar una historia en la que a un chico se le salía el corazón del pecho detrás de una chica a la que amaba. Pero se dieron cuenta de que esa historia no representaría su propia realidad y decidieron cambiar el argumento. Por eso mismo, decidieron dar un giro a la historia y presentar a dos niños (Sherwin y Jonathan) enamorados.

Su objetivo era muy simple: “Transmitir un mensaje de amor y aceptación para los niños que no encajan en el patrón sexual que la sociedad les impone, hacerle ver al mundo que todos, desde pequeños, tenemos el derecho de amar y de elegir a la persona con la que queremos estar y no debemos tener miedo por eso”, tal como explicó David en una entrevista concedida a la BBC.

“Beth y yo sabemos muy bien qué es lo que se siente al vivir con ese temor a tus sentimientos y a que todos los demás sepan. Al personaje lo vemos corriendo para huir, se esconde incluso en un basurero. En eso nosotros dos nos identificamos, porque era lo que hubiéramos hecho con nuestros sentimientos: Los hubiéramos ocultado, hubiéramos corrido de ellos”, afirmó Bravo de nuevo.

Aunque parezca increíble, este cortometraje no contó con una productora detrás de la historia, ni un gran equipo, ni siquiera publicidad. Los fondos para la producción se recuperaron a partir de una campaña de crowfounding por Internet. Calcularon que necesitarían unos 3.000$ para terminarlo, pero, para su sorpresa, consiguieron recaudar casi 14.000$ en donaciones.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Cuando leo los comentarios que dicen que estamos promoviendo la homosexualidad, me pregunto si acaso una historia entre un hombre y una mujer promueve la heterosexualidad. Yo no me convertiría en heterosexual por ver una historia entre un hombre y una mujer. Por una sencilla razón. Uno es, uno no se convierte”, declaró Bravo.

Esteban Bravo achaca ese tipo de comentarios a la sociedad en la que creció, en donde ser homosexual podía hacerlo sentir culpable. Debido a ello, no confesó a nadie su orientación sexual hasta hace dos años. “Creo que por eso es importante este corto, porque nunca ha habido una representación así entre los medios y nosotros, que somos dos estudiantes. Tratamos de hacer la historia que nos hubiera gustado ver cuando éramos pequeños, para entender que no había nada malo con nuestros sentimientos, que no había razones para ocultarlos”, aclaró Bravo.

Vídeo:

Datos del Cortometraje:

Fecha de estreno: 31 de julio de 2017 (Estados Unidos)

Directores: Beth David, Esteban Bravo

Productora: Ringling College of Art and Design

Música compuesta por: Arturo Cardelús

Distribuida por: YouTube

Reparto: Kelly Donohue, Nicholas J. Ainsworth

Guion: Beth David, Esteban Bravo

 

Reacciones de los niños al ver el cortometraje de “In a Heartbeat”:

Las reacciones de los niños hablan por sí solas. Pero nos podrían hacer reflexionar sobre la ausencia de distintos estereotipos, orientaciones sexuales o cánones en los vídeos de animación para niños. Si nos ponemos a pensar un poco, nos podemos dar cuenta de la ausencia de ello.

Por primera vez, en “In a Heartbeat” vemos tratada la homosexualidad de los niños y las elecciones sexuales en edades tempranas en un vídeo de animación. Además, a simple vista, podríamos pensar que es obra de DreamWorks o de Pixar.

Por ello, me gustaría señalar simplemente que todavía tiene mucho que cambiar la industria de la animación respecto a los estereotipos establecidos. Es verdad que a lo largo de estos años, han ido avanzando y añadiendo por ejemplo, la primera princesa afroamericana con Tiana y el sapo. También en la película de Frozen o en Brave, que se nos enseña como una chica puede ser valiente, poderosa e inteligente sin tener que depender de ningún hombre que la salve. Está claro que aún queda mucho por hacer, pero este cortometraje es un ejemplo de que se pueden romper las barreras y los esquemas establecidos, y triunfar.

 

Fuente de las imágenes: Facebook de “In a Heartbeat”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s