La Quincena (2ª octubre): La revolución de los modestos

El gran arranque del Leganés, el fulgurante crecimiento del Östersunds -de cuarta división a liderar su grupo de Europa League en seis años-, los empates que el Qarabag ha logrado ante el Atlético o la victoria del debutante Girona ante el Real Madrid, por poner unos ejemplos, han supuesto enormes sorpresas que demuestran que, en el fútbol, pocas cosas son imposibles. Además, Lewis Hamilton se proclamó tetracampeón del mundo de Fórmula 1 superando así, entre otros, a Ayrton Senna; y los ultras de la Lazio protagonizaron su enésimo vergonzoso episodio racista que, esta vez, tuvo una respuesta ejemplar.

5- “Nuestra defensa es una mierda”prigioni

El alero del Barcelona Adam Hanga fue contundente a la hora de criticar a su equipo. Y es que la racha que atraviesa el cuadro blaugrana es preocupante: los culés han perdido sus últimos cinco encuentros -dos de Liga Endesa, ante Estudiantes y UCAM, y tres de Euroliga, contra Estrella Roja, Zalgiris Kaunas y Milán-. Los de Sito Alonso comenzaron liderando ambas competiciones con un balance de 5-0 que han emborronado con su racha de 0-5. El 3-2 en Liga Endesa y el 2-3 en Euroliga ponen al técnico en el punto de mira, ya que sus números a estas alturas son incluso peores que los de Bartzokas. Toca volver de una vez a la senda del triunfo.

Por su parte, otro de los participantes españoles en Euroliga ya ha cambiado de entrenador. Tras el horrible arranque de Baskonia, Pablo Prigioni anunció su dimisión después de la dura derrota ante Unicaja en el Buesa Arena. Los vitorianos eran, en ese momento, undécimos en Liga Endesa con un pobre 2-3 y penúltimos en Euroliga, sin haber ganado un solo partido de los cuatro disputados. No cabe duda de lo que el exjugador argentino aportó en la cancha, pero resulta evidente que aún no estaba preparado para llevar las riendas de un equipo de primer nivel. Eso sí, el pasado domingo debutó Pedro Martínez en el banquillo vasco, y lo hizo con derrota ante el Zaragoza. Si al Barça le toca volver a la senda del triunfo, al Baskonia le toca encontrar su punto de inicio.

4- ¿Qué es el fútbol?

bradleyDeporte de masas y negocio multimillonario, sí. Pero generador de ilusiones, también. El fútbol es muchísimas cosas más que pegar patadas a un balón, y sus protagonistas tienen la capacidad de hacer felices a muchas personas. A unos cuantos eso les da absolutamente igual mientras se embolsen cientos de miles de euros al mes. Es más, los aficionados son considerados incluso estorbos, y los compañeros de equipos, rivales. Les da igual que sin ellos la burbuja en la que viven explotaría.

Por suerte, no todos son así. En los últimos días, las redes sociales se han hecho eco de la respuesta de Iago Herrerín y del Athletic Club a una joven, que pidió a los jugadores del equipo bilbaíno que tuvieran un detalle con su abuelo, un toledano que ha seguido al Athletic por toda España, por su 90 cumpleaños. Por el momento, le han enviado una camiseta firmada por todos, y es probable que cuando este peñista visite San Mamés los futbolistas tengan algún otro gesto con él, como ha ocurrido en otras ocasiones. Y es que la ilusión que un pequeño gesto puede generar en los aficionados es descomunal.

Asimismo, durante la gala de ‘The Best’ se emitió un vídeo recogiendo momentos emotivos en los que el fútbol actuó como nexo de unión, ya fuera entre compañeros, aficionados o ambas partes. En él, el mundo vio cómo todos los jugadores del Athletic se rapaban la cabeza en apoyo a su compañero Yeray, enfermo de cáncer. El mundo vio cómo una niña en silla de ruedas admiradora de Cristiano Ronaldo y un niño afgano que vestía una bolsa de plástico pintada con los colores de Argentina y el 10 de Messi, acompañaban a sus ídolos al saltar a un terreno de juego. El mundo vio cómo el fútbol inglés en bloque, y especialmente Jermain Defoe, se volcaban en la pelea de Bradley Lowery contra el cáncer. El mundo vio cómo los excompañeros de Cheick Tioté honraban su memoria. El mundo vio, aunque no en este vídeo y sí en otro momento de la gala, cómo los aficionados del Borussia Dortmund ofrecían alojamiento a los desplazados desde Mónaco, después de que el partido se aplazara un día por el ataque con una bomba al autobús del club alemán. El mundo vio cómo lloraba Roma con la retirada de Francesco Totti. El mundo vio cómo Il Capitano también lloraba. Todo esto va más allá de pegarle patadas a un balón.

3- Fascistas y antisemitas no, grazieana_frank_soccer

Los ultras de la Lazio son, en su mayoría, fascistas y antisemitas. Esto es un hecho. Y lo volvieron a demostrar hace dos semanas, cuando llenaron la zona de los aficionados más radicales de la Roma de pegatinas de Anna Frank, una niña judía asesinada por el nazismo, con la camiseta de la Roma, como si eso fuera un insulto o una provocación.

La respuesta del fútbol italiano, esta vez sí, fue contundente. La campaña “Siamo tutti Anna Frank” hizo que se diseñaran pegatinas similares a las usadas por los ultras laziales con la camiseta de otros equipos de la Serie A: esta vez, para honrar su memoria y mostrar un contundente rechazo al antisemitismo. Todos eran Anna Frank, porque defenderla es motivo de orgullo y no de vergüenza.

Además, los jugadores de la Lazio vistieron camisetas de rechazo al antisemitismo en el calentamiento de su siguiente partido, y en todos los encuentros de esa jornada de la Serie A se leyeron las últimas líneas de “El Diario de Anna Frank”. Sumado a que la justicia está actuando y ya se han decretado prohibiciones de entrada de entre 5 y 8 años para, hasta el momento, trece ultras, podemos afirmar que los antisemitas no tienen lugar en el fútbol transalpino. Menos mal.

2- Lewis Hamilton recupera su trono

hamiltonYa son cuatro los títulos de campeón del mundo de Fórmula 1 que posee Lewis Hamilton. Aquel villano inglés que nos sorprendió a todos en 2007 plantándole cara al bicampeón Fernando Alonso -al final el Mundial se lo llevó Raikkonen con una remontada insólita aprovechando la hostilidad entre los dos pilotos de McLaren- se impuso por primera vez en 2008, gracias a un error de estrategia de Timo Glock en Interlagos. Desde entonces, se ganó merecidamente una fama de piloto alocado que en los últimos años ha sabido redirigir para convertirse en uno de los grandes. Es cierto que ha ganado con el mejor coche, sí; pero Hamilton ha madurado y ha evolucionado.

Si bien en 2016 se le escapó el título en favor de su excompañero Rosberg, esta temporada se ha sobrepuesto con firmeza al gran arranque de Vettel, una vez Mercedes superó claramente a Ferrari. Con cuatro campeonatos, solo le quedan por alcanzar los cinco de Fangio y los siete de Michael Schumacher. Hamilton tiene ambición y, de momento, el mejor coche, así que, ¿por qué no soñar?

1- La revolución de los modestosgirona

Hace ya más de un año de la gesta del Leicester: probablemente la mayor habida jamás en el fútbol. No volveremos a ver algo así en mucho tiempo, pero últimamente estamos de enhorabuena, pues las sorpresas están siendo numerosas.

El Qarabag, en la primera participación de un club azerí en Champions, ha logrado ya dos puntos, en sendos empates ante el Atlético de Madrid, es decir, ante el segundo mejor equipo de los últimos cinco años en Europa, según el ranking UEFA. Además, estos resultados complican seriamente la supervivencia de los colchoneros en la Copa de Europa.

El Girona es otro equipo que, como el Eibar en 2014 y el Leganés el año pasado, se estrena en La Liga gracias a una buena gestión económica y deportiva, en tiempos de promesas de grandeza que terminan con clubes arruinados. Los catalanes vencieron en Montilivi al Real Madrid, campeón de Europa de las dos últimas campañas, y también lograron empatar con el Atlético.

El Östersunds militaba hace seis temporadas en cuarta división sueca. Hoy son líderes de un grupo de Europa League en el que están Athletic Club y Hertha de Berlín. La progresión de este pequeño club es espectacular, y, además, están sorprendiendo al continente con un atractivo juego asociativo.

El Leganés ha logrado en las nueve primeras jornadas de la Liga la friolera de 17 puntos, prácticamente la mitad de los necesarios para salvar la categoría. Los de Asier Garitano basan su juego en la solidez defensiva: son el segundo equipo menos goleado del campeonato, solo por detrás del Barcelona.

Estos cuatro ejemplos sirven para demostrar que con pocos recursos se pueden lograr grandes resultados. Todos ellos han maximizado sus virtudes y minimizado sus carencias en este arranque de temporada en el que están sorprendiendo a propios y extraños. No ganarán la Liga, la Champions o la Europa League, pero lleguen hasta donde lleguen, el mérito de lo que han logrado hasta el momento es tremendo.

El trabajo es la clave del éxito. Lo saben los modestos y Hamilton, así que ya pueden ponerse las pilas Barcelona y Baskonia. Eso sí, no solo el éxito merece reconocimiento: las luchas para superar dramas personales y las acciones altruistas, aún más. La FIFA hizo un hueco para ellas en la gala de ‘The Best’. Fueron los mejores dos minutos y medio del show.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s