Aprendiendo a volar

El lunes se apagó la luz de Tom Petty, uno de los músicos estadounidenses que con mayor maestría ha agarrado la guitarra para elaborar algunas de las melodías más memorables de la historia. Falleció a causa de un ataque al corazón en la localidad californiana de Santa Mónica, a los 66 años de edad. Pese a irse, el memorable sonido de su guitarra y sus profundas y rompedoras letras seguirán retumbando durante mucho tiempo.

Well, I started out down a dirty road

Started out all alone

And the sun went down as I crossed the hill

And the town lit up, the world got still

La infancia de Tom no fue fácil. El primero de los dos hijos de Earl y Avery Petty, sufrió el acoso verbal y físico de su padre. A este le resultaba difícil asimilar que su hijo mostrara interés por las artes y trató de reconducirlo hacia otras disciplinas que consideraba más apropiadas. No obstante, la atracción que la música provocaba en el joven Tom no hizo más que ir en aumento.

Por si esto fuera poco, cuando tan solo tenía 11 años, tuvo lugar un hecho que lo marcaría de por vida. El destino quiso que se encontrase con alguien que le incitara a iniciar definitivamente su carrera musical. Tom vivía en la pequeña ciudad de Gainesville, Florida. Casualmente, en el verano de 1961, Elvis Presley se encontraba inmerso en el rodaje de la película Follow That Dream en una localidad cercana y, por si las coincidencias fueran pocas, el tío de Petty trabajaba en la producción. Este invitó a su sobrino a presenciar unos instantes del rodaje y Tom quedó maravillado de tal manera que se convirtió en un fan incondicional del Rey del rocanrol. Además, coincidió con él durante cinco minutos. Nada más llegar a casa aquel día, cogió su honda, uno de sus más preciados juguetes, y se lo cambió a un amigo por una colección de discos de vinilo de Elvis. “Conocer a Elvis Presley no fue como conocer a Jesús, pero se le acercó mucho. Lo tuve todo claro a partir de ese momento. Ser una estrella del rock parecía un trabajo maravilloso”, aseguraría Petty años después, cuando ya se había hecho por méritos propios con un lugar distinguido en la corte rocanrolera.

Tom Petty 2

I was born a rebel

Yeah – with one foot in the grave

And one foot on the pedal

I was born a rebel

Petty creó su primera formación musical a los 14 años. Desde el momento en que vio a los Beatles en la televisión, supo que tenía que juntarse con sus amigos para hacer música. Así surgió The Sundowners. Tras esta primera experiencia, formaría The Epics, que luego dio lugar a Mudrutch, un grupo que gozó de relativo éxito en su natal Gainesville. Aunque no consiguieron colar ninguna canción en las listas, su ambición persistió. De hecho, los pilares del grupo que transportaría a Petty a la fama, The Heartbreakers, ya estaban presentes en Mudrutch: el guitarrista Mike Campbell y el tecladista Benmont Tench guardaron las espaldas de Petty durante sus años más exitosos, aquellos en los que trabajó con los Heartbreakers.

People come, people go

Some grow young, some grow cold

I woke up in between

A memory and a dream

La fama de Tom Petty y los Heartbreakers fue creciendo de manera ininterrumpida. Esto se debió en gran parte a la reticencia de Petty a iniciar una carrera en solitario y su compromiso con el grupo. Si bien sus dos primeros álbumes fueron éxitos moderados, el tercero, Damn the Torpedoes, se convirtió en disco de platino, con cerca de dos millones de copias vendidas. Entre las canciones incluidas en este disco, destacan Refugee y la potente Here Comes My Girl, en la que Petty fuerza al máximo su voz para sacar sus sentimientos más profundos y cantarle a la chica que da sentido a todo lo que hace:

Every now and then I down to the end of the day

And I have to stop and ask myself why I’ve done it

It just seems so useless to have to work so hard

And nothin’ ever really seems to come from it

 

But then she looks me in the eye and says

‘We are gonna last forever’

And, man, you know I can’t begin to doubt it

No, ‘cause it feels so good and so free and so right

I know we ain’t never goin’ to change our minds about it

El grupo continuó dando guerra hasta el año 1987. En el 88, la casualidad se interpuso nuevamente en la vida de Petty. George Harrison se había olvidado su guitarra en casa de Tom y tuvo que ir a por ella para después poder ir a grabar con su nuevo grupo, los Traveling Wilburys, conformado por artistas de gran renombre como Bob Dylan, Jeff Lynne y Roy Orbison. El resultado de esa grabación fue la canción Handle with Care, que los miembros del grupo consideraron de gran calidad. Aunque estaba pensada para ser cara B, decidieron grabar un álbum completo, que se conocería como Traveling Wilburys Vol. 1. Satisfechos con la aportación de Petty, decidieron invitarle a formar parte del supergrupo, que cosechó grandes éxitos durante sus dos años de andadura.

Traveling Wilburys.jpg
Tom Petty formó el supergrupo Traveling Wilburys junto con otros artistas de gran renombre.

She had a guitar and she taught him some chords

The sky was the limit

En 1989, Petty firmó un contrato con Warner Bros. Records y publicó el segundo de sus álbumes en solitario, Wildflowers, que incluía el éxito You Don’t Know How It Feels, con dos magníficos solos de acordeón y armónica. Asimismo, también en solitario, compuso la banda sonora de la película She’s the one. En 1991, se volvió a juntar con los Heartbreakers y publicaron Into the Great Wide Open. Este álbum incluye una canción homónima, en cuyo vídeo musical participó Johnny Depp, así como uno de los mayores éxitos de la banda, Learning to Fly. El grupo se ha mantenido activo hasta la actualidad, realizando giras periódicas, y publicó su último álbum en el año 2014.

Well, the good ol’ days may not return

What goes up must come down

I’m learning to fly

Coming down is the hardest thing

Las canciones de Tom Petty, con melodías absorbentes, letras con gran significado, que alientan a vivir el presente, y la plasmación de una forma de ver la vida muy singular, desde el punto de vista de un soñador, marcaron a millones de personas. En una entrevista, al preguntársele si su habilidad para escribir canciones era un don, Petty respondió:

«Totalmente. Tiene que serlo, ya que, de lo contrario, ¿por qué iba a ser yo capaz de escribir una canción y no otros? Transcurrido cierto tiempo, me percaté de que había sido bendecido. Puedo escribir estas cosas y eso me hace feliz, al igual que hace felices a millones de personas. Es una obligación, algo que me supera. Es la única magia verdadera que conozco. No es como sacar un conejo de una chistera; es real. Es mi alma flotando hacia las suyas».

Tom Petty and The Heartbreakers
Tom Petty & The Heartbreakers.

I wanna fall out into nothin’

Gonna leave this world for a while

And I’m free, I’m free fallin’

Galardonado con tres premios Grammy a lo largo de su carrera y habiendo vendido cerca de 80 millones de discos, reducir el alcance de la música de Petty a cifras sería un error imperdonable. Un músico excepcional, extremadamente polivalente, que no alcanzó cotas exorbitantes de popularidad pero que ha dejado en la historia de la música una huella difícil de borrar. Los buenos viejos tiempos quizá no regresen, como él cantaba. Por suerte, siempre nos quedará la posibilidad de volver a escuchar sus obras de arte. Descansa en paz, Tom.

 

Canciones para la posteridad

Learning to fly

Como el disco en que se incluye, esta canción está imbuida de un tono pesimista. Para un soñador como Petty, optimista y esperanzado, darse cuenta de que la actitud por sí sola no basta para tener una vida más fácil supone un duro mazazo. Ni todo el éxito del mundo podrá garantizar una vida mejor en lo personal. Estoy aprendiendo a volar, pero no tengo alas, canta el artista. Asimismo, Petty aseguró en más de una ocasión que la Guerra del Golfo, que estalló en la época en la que él se encontraba inmerso en la escritura de la canción, le influyó a la hora de componer la letra. “Eran malos tiempos y estoy seguro de que todo eso marcó el tono del álbum”, aseguraría tiempo después. Tiempos grises, como el color que predomina en el videoclip. La decepción de Petty por la actitud de los estadounidenses para con la guerra fue inmensa. “No culpé a los soldados por ir a la guerra, pero sentía que muy poca gente estaba dispuesta a desafiar a la Administración de Bush e intentar desenmascarar sus mentiras”, dijo Petty en una ocasión. Pese a todo ello, al carácter pesimista de la canción, esta se convirtió en un gran éxito y es una de las más conocidas de Tom Petty & The Heartbreakers. Una delicia para los oídos.

 

Free fallin’

La Canción. Con artículo por delante y mayúscula inicial. Pocos artistas conseguirán que una canción de su debut en solitario alcance unas cotas de éxito tan elevadas. Tom Petty, con Free fallin’, se coronó.  Esta canción, que parece muy calmada al comienzo, hace una gran cantidad de alusiones a California, donde Petty nació y creció. El estribillo (soy libre, voy en caída libre) va cambiando de sentido a lo largo de los cuatro minutos y medio que dura la pista y ha de interpretarse de manera diferente prestando atención a las líneas que lo preceden. En las dos primeras estrofas, Petty presenta a una chica maravillosa y a un chico que tiene una pequeña aventura con ella y que ama su libertad y su independencia. El primer estribillo, pues, se interpreta como una oda a la libertad. A continuación, Petty habla de los vampiros, los chicos que se aprovechan de las chicas y después las dejan con el corazón roto. Así, el segundo estribillo alude a que esa libertad que tienen los chicos, que se alababa en el primero, es a costa de las mujeres a las que hacen daño. En la siguiente estrofa, sin embargo, uno de esos vampiros se percata de lo que sentía por una chica mientras se aleja de California, de modo que el último estribillo, que Petty canta con una increíble y desgarradora voz, es su lamento por lo que ha hecho. Quiero una caída libre hacia la nada. Voy a dejar este mundo por un rato. Le falta el coraje necesario para regresar y decide huir hacia la nada. Un último estribillo agridulce, ya que se reafirma en su libertad, pero en una libertad que, ahora se percata, no es tan ideal como había pensado. Un homenaje agrio a la tierra que le vio crecer. Una canción, al mismo tiempo, soberbia.

 

American Girl

Como en tantas de sus canciones, Tom Petty adopta en American Girl la visión femenina de la vida. Así, desde el punto de vista de una chica estadounidense, de Los Ángeles, aborda la dureza de un amor no correspondido. Dios, es tan doloroso cuando alguien que está tan cerca está al mismo tiempo tan fuera de mi alcance, lamenta la chica a través de la voz de Petty. Aunque durante algún tiempo se rumoreó que la letra contenía referencias al suicidio de la chica que la protagoniza, Tom Petty lo desmintió rotundamente. Fue la segunda canción del primer álbum de Tom Petty & The Heartbreakers y, aunque no consiguió colarse en las listas en su momento, es una de las canciones insignia del grupo. De hecho, el magnífico riff de guitarra que inaugura la pista no pasó desapercibido mucho tiempo y la canción se encuentra en el 76º puesto de Las 100 mejores canciones de guitarra de todos los tiempos, una lista elaborada por la revista Rolling Stone.

 

Refugee

Damn the Torpedoes fue el album que catapultó a Tom Petty and The Heartbreakers a la fama y Refugee es la canción que abre el disco. A lo largo de la pista se vislumbran algunos de los conflictos que Petty tuvo con la industria discográfica. Todo el mundo tiene que luchar para ser libre, ya lo ves, se puede escuchar en uno de los versos. No tienes que vivir como un refugiado, reza otro. Esta canción supuso la reafirmación de la banda en su camino a seguir: no se desviarían hacia tendencias como el new wave o el punk rock, sino que querían participar en un nuevo brote de rocanrol tradicional. “Hemos escuchado en muchas ocasiones que somos el futuro del rocanrol. Yo no quiero ser el futuro, sino el presente”, afirmó Petty en una ocasión. Con esta canción, dejaron muy claro que tenían cuerda para rato.

 

Into the Great Wide Open

Esta canción narra la historia de Eddy Rebel, un joven rebelde, como bien indica su apellido, que parte hacia Hollywood tras graduarse de secundaria. El cielo era el límite, canta Petty. Interpretado por Johnny Depp en el videoclip, al llegar se topa con una chica que tiene el mismo tatuaje: un corazón atravesado por un cuchillo. Mientras Eddy se gana la vida con pequeños trabajos, la chica le enseña a tocar la guitarra. Eddy se convierte en un roquero que alcanza cierta fama, pero esta se le sube a la cabeza. Finalmente, su éxito se va desvaneciendo, la chica le deja y el corazón del tatuaje se esfuma. El futuro es una incógnita, canta Petty cuando Eddie se ha abandonado ya a la fiesta y el alcohol. La historia concluye cuando Eddie se acerca al establecimiento del tatuador y se encuentra con que él mismo, un Depp más mayor, le está tatuando un corazón atravesado por un cuchillo a un recién llegado a Hollywood. Y fueron felices, se le puede oír decir a Petty al final del videoclip. El álbum que comparte título con esta canción fue un éxito total, un verdadero clásico de Tom Petty & The Heartbreakers.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s