¿No es un poco pronto para perder la paciencia?

Apenas han transcurrido siete jornadas y ya son tres los entrenadores que han sido cesados entre Primera y Segunda división, y otros tantos se encuentran ya en “la cuerda floja”. No es una novedad que los clubes pierdan la paciencia en estas fechas viendo que los resultados y la imagen del equipo no es la que esperaban cuando empezaron la temporada.

¿Realmente se puede medir si un entrenador ya no es válido para el puesto en tan poco tiempo? No creo que sea posible juzgar el trabajo de una persona en un banquillo en tan breve periodo, porque a los jugadores les puede costar adaptarse al nuevo estilo de juego, porque en la mayoría de los casos han llegado muchas incorporaciones y necesitan un periodo de adaptación o por otros muchos factores que pueden afectar. Además me es difícil comprender como puedes confiar en una persona para el puesto y dejes de confiar en ella por una mala racha.

Casos como los de Osasuna, Granada o Valencia en las últimas temporadas, que acumularon hasta tres entrenadores durante las 38 jornadas de liga sin que ninguno consiguiera cambiar el rumbo del equipo demuestra que no siempre el problema está en el entrenador.

En las últimas temporadas hemos visto situaciones  en las que a pesar de una mala racha se mantuvo la confianza en el entrenador y al final acabaron llegando los resultados. La Real Sociedad es un claro ejemplo de ello, en la temporada 2011/2012 contrataron al preparador francés Philippe Montanier, y comenzaron la temporada muy mal situándose en la zona baja de la tabla, empezó a rumorearse que estaban pensando en relevarlo de su cargo pero mantuvieron la confianza en él y lograron la permanencia. En la siguiente temporada Montanier llevó a la Real hasta la cuarta posición, clasificándolos de esta forma para la previa de la Champions League.

Otro caso en el que se mantuvo la confianza fue el Celta de Vigo con Berizzo, al que también situaban fuera de Vigo en 2015 pero la directiva decidió mantenerlo en su cargo pese a los malos resultados y se mantuvo en el puesto hasta 2017, incluso llevando al equipo hasta las semifinales de la Europa League antes de poner rumbo a Sevilla.

Pero por desgracia, en el fútbol actual parece que se ha perdido la paciencia en pos de la excelencia en los resultados, y las consecuencias de una mala planificación las acaba pagando el entrenador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s