La Quincena (1ª septiembre): Historia del deporte español

Durante la pasada quincena, Pau Gasol se convirtió en el máximo anotador de la historia de los Eurobasket, Alberto Contador se retiró del ciclismo profesional con un triunfo en el Angliru y Rafa Nadal conquistó el 16° Grand Slam de su carrera. Los tiempos del “soy español, ¿a qué quieres que te gane?” ya se fueron -básicamente porque en fútbol España ya no gana-, pero estos tres hombres resisten -y de qué manera- desde aquella época.

Además, el fútbol también es protagonista en el primer capítulo de esta sección que repasará los cinco acontecimientos deportivos más relevantes cada quince días.

5- Volvió la Champions

El fútbol es el deporte rey, y la Champions es la reina del fútbol, por lo que la vuelta de la Copa de Europa es suficientemente relevante como para estar en este repaso quincenal. Además, su retorno venía acompañado de grandes partidos: el Barcelona recibía a la Juventus, actual subcampeona; el Sevilla visitaba el místico estadio de Anfield; el Atlético jugaba en el Olímpico de Roma; y Wembley acogía el duelo entre Tottenham y Borussia Dortmund. Sin embargo, hubo alguien que destacó por encima de todos. ¿Quién? El de siempre. Un pequeñito argentino llamado Leo Messi.

Y es que el ’10’ del Barça lleva tantos años siendo el mejor que sus exhibiciones ya no sorprenden. Dos goles y medio (el de Rakitic viene de un rechace a un tiro suyo) a la Juventus para demostrar, por enésima vez, que es inigualable, inalcanzable para el resto. No es que Messi sea maradoniano. Es que Maradona era messiánico y aún no lo sabía.

4- La grada de animación de San Mamés, vacía

En plena primera parte del Athletic – Girona de la tercera jornada de Liga los componentes de la Iñigo Cabacas Herri Harmaila (la grada de animación del fondo norte de San Mamés) abandonaban sus localidades tras un par de cánticos en contra de la directiva del club rojiblanco. El enfrentamiento entre este colectivo -teóricamente de apoyo al Athletic- y los dirigentes viene de lejos, y las “huelgas de animación” van camino de convertirse en costumbre.

El motivo que los hinchas esgrimieron para su marcha era que les prohibían ondear las banderas y les obligaban a retirar algunas pancartas porque estas imposibilitaban la recogida adecuada de imágenes por parte de la cámara situada entre las tribunas Norte Baja y Este Baja. Al acabar el partido, el Athletic emitió un comunicado afirmando que no se había prohibido ondear banderas y que simplemente habían solicitado a los aficionados que movieran hacia el centro de la grada algunas pancartas.

Cada uno es libre de creer una u otra versión. Es cierto que desde la LFP de Javier Tebas han adoptado medidas claramente desfavorecedoras para el hincha que va al estadio, así como que han apostado por una Liga diseñada para extranjeros y personas que ven el fútbol por televisión: basta con repasar la evolución de los horarios. En los últimos días, incluso, se ha rumoreado con la posibilidad de disputar encuentros de Liga en China y Estados Unidos. Semejante disparate tiene que encontrarse con la oposición frontal de los aficionados, obviamente, como debería haberla encontrado que Tebas adelantase las elecciones para salir elegido de nuevo sin dar tiempo a la preparación de candidaturas alternativas, como la que intentó llevar a cabo Álex Aranzábal. Eso sí, lo que no se debe olvidar es que los clubes acatan las directrices de la LFP, por lo que protestar contra el club, en casos como el de este fin de semana, quizá no sea lo más lógico. Y aunque lo fuera, el equipo siempre ha de estar por encima. Abandonando sus localidades, los miembros de la Iñigo Cabacas Herri Harmaila fueron en contra del Athletic.

3- Pau Gasol, máximo anotador de la historia de los Eurobasket

Un hito más del mejor baloncestista español de todos los tiempos. En el partido ante Hungría, el último de la fase de grupos, el líder de la selección alcanzó los 1.111 puntos en Campeonatos de Europa, siete más que Tony Parker, quien poseía el récord. Sin embargo, España no consiguió revalidar el título logrado en 2015 y se tuvo que conformar con la medalla de bronce tras caer frente a la Eslovenia de Dragic y Doncic, que se proclamó campeona, en semifinales.

El futuro de Pau en la selección es incierto, pero resulta improbable que dispute un Eurobasket más. Aun así, a sus 37 años, ha vuelto a ser elegido en el mejor quinteto del torneo -junto a Dragic, Shved, Doncic y Bogdanovic- y su nombre figura en lo más alto de la historia del baloncesto europeo. En este punto, conviene recordar que el mayor de los Gasol ya estuvo en el quinteto ideal del Eurobasket en 2001, 2003, 2007, 2009, 2011 y 2015. Traducción: ha estado entre los mejores en absolutamente todos los Campeonatos de Europa que ha disputado, pues no jugó los de 2005 y 2013. Siete de siete, dos MVP y máximo anotador histórico de la competición. No está nada mal.

2- El glorioso adiós de Alberto Contador

El pinteño alzó los brazos y disparó en la cima del Angliru en la 20ª etapa -la última de montaña- de una Vuelta Ciclista a España que ha protagonizado por sus múltiples y diversos ataques. Era su última bala en la recámara, su último puerto como profesional, y Contador no falló. Atacó desde lejos, sabiendo que de medirse a Froome y compañía en las durísimas rampas de la cima asturiana llevaba las de perder. Lo dejó todo en la carretera, supo sufrir y aguantó hasta cruzar la meta unos segundos antes que el cuatro veces campeón del Tour de Francia y su escudero Poels.

Contador nunca fue el mismo desde su positivo por clembuterol. No volvió a subir al podio en París y se tuvo que conformar con ganar dos Vueltas -la de 2012 con la mítica etapa con final en Fuente Dé- y un Giro a partir de aquel momento. Pero, eso sí, vimos al Alberto más ofensivo. Al no bastarle con atacar en el último puerto y hacer una buena contrarreloj, como antes de su sanción por dopaje, nos brindó etapas para el recuerdo, con ataques lejanos que parecían imposibles. En ocasiones salían bien, en otras no, pero fue de los pocos en atreverse a pelear contra el monopolio del Sky, e hizo del ciclismo un deporte más espectacular. Por ello, y por los triunfos de la primera década del siglo, gracias Alberto.

1- El mejor

Rafa Nadal merece un artículo propio. Es más, merece un libro propio. Y una biblioteca entera, en la que todas y cada una de sus hazañas quedaran recogidas para la eternidad. Tenía competencia para ocupar el final de este artículo, pues la retirada de Contador no es cosa menor -dicho de otra forma, es cosa mayor, que diría Rajoy-, pero a Rafa, al animal, a la bestia parda, al superhombre, eso le da igual. Y es que sumó el domingo pasado su 16º Grand Slam, el tercero en Nueva York.

Además, el mallorquín, que ha muerto y resucitado en numerosas ocasiones, es número uno del mundo y pelea por acabar el año en esa deseada posición. Hace un par de años a Rafa le decían acabado. Si no se hubiera levantado una vez más podríamos dudar de si realmente el manacorí es el mejor deportista español de la historia.  Desde entonces nos ha regalado mágicos momentos que le confirman como el mejor, sin lugar a dudas. El año pasado nos hizo levantarnos del sofá en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro: Nadal se llevó el oro en dobles junto a Marc López y estuvo cerca de conseguir otra medalla en individules. Nos regaló puntos y partidos antológicos tras meses sin competir y nos transmitió su espíritu, su garra, su tesón. Remontadas inexplicables y batallas en las que el coraje y la calidad de Rafa hacían que los rivales parecieran estar unos cuantos escalones por debajo. Meses más tarde, ya en 2017, alcanzó la final del Open de Australia, en la que cayó ante su amigo Roger Federer -el único con más títulos de Grand Slam que Nadal- a pesar de mostrar un gran nivel. Ambos parecían vivir una enésima juventud. Llegamos a mayo, y en París Nadal consiguió su décimo Roland Garros. Y es que Rafa es, indudablemente, el mejor tenista sobre tierra batida jamás habido sobre la faz de la Tierra.

Diez Roland Garros, tres US Open, dos Wimbledon y un Open de Australia, además de decenas de Masters 1000 y un total de 74 títulos ATP en la época de Federer y Djokovic. Con esto bastaría, pero hay otros aspectos que no aparecen en su palmarés, como la manera en la que siempre se ha sobrepuesto a sus problemas físicos. Algunos le dieron santa sepultura hace mucho. Pero Rafa sigue vivo. Y ese es un trofeo más para su abundante colección.

La conclusión será breve: a septiembre de 2017, Don Rafael Nadal Parera es el mejor deportista español de todos los tiempos. Y ya está.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s