Mateo Vergara: “La vida es actitud”

22 de julio. 9:15 de la mañana. Me reúno con Mateo Vergara. Que los dos seamos de Irun, ayuda para realizar la entrevista en persona. Que el entrevistado trabaje en Barcelona, no tanto. Desde mayo concretando una fecha para poder charlar amistosamente, pero la agenda es lo que tiene. Eso sí, la espera ha merecido la pena. Este showman que ha trabajado en múltiples programas de éxito -actualmente Boom o Ahora Caigo, por ejemplo- derrocha energía -mucha- y felicidad. Una dilatada trayectoria y con mil anécdotas en un plató, pero por detrás de la pantalla -de momento-. Conocemos a Mateo Vergara, showman/animador del público.

En primer lugar, me gustaría saber cómo has llegado hasta aquí. Es decir, como fueron tus inicios, porqué decidiste adentrarte en este mundo…

Yo estaba en la escuela de interpretación actoral en Madrid, y un amigo mío de Barcelona me llamó para hacer el trabajo de fin de carrera. Allí, empecé a hacer bautizos, bodas… y un día, a las siete de la tarde, me llamó Noemí Galera, directora del Casting de Gestmusic Endemol, ya que el animador estaba enfermo y me propuso la opción de sustituirle, y el programa salía ¡¡a las 10 de la noche!!

Con lo echado para adelante que eres, aceptaste.

Sí, me preguntó si había hecho televisión y yo dije que sí, y nunca había hecho. Y al preguntarme por lo que iba a hacer, le dije “si no les he visto cómo son… ya veré, cuando les vea”, le gustó mi respuesta y ya llevo 15 años en televisión.

Pero de pequeño, lo que tú querías era ser actor, ¿verdad?

Sí, yo siempre he querido coger un micro, disfrazarme… En casa me dijeron: “¿artista? eso son mariconadas”, como si no fuese normal. Los comienzos fueron duros. El hecho de asumir que quería aterrizar en Madrid e irme fue duro, pero lo hice.

¿No te dio un poco de vértigo mudarte a la capital a hacer ‘Interpretación actoral’?

¿Quién dijo miedo? A ver, claro que sí, pero no podemos vivir con el miedo. A día de hoy, me enorgullece el haber tenido esos huevos -así de claro-, porque visto lo que he vivido, lo que he disfrutado y lo que he sentido, ha merecido la pena. ¡Y a seguir luchando, porque la vida es actitud!

Creo que te molesta que te digan que tu trabajo -animador del público- solo sea en decir al público que aplauda, ¿no?

Sí, me ha pasado estar en familia, entre amigos, y que me digan: “anímanos esto”. Eso me indigna. Pero me gusta el lugar que hemos puesto entre varios a la animación del público, una función no contemplada. El que aplaude es el regidor. Yo hago de apoyo, tengo que mantener el público vivo para cuando salga el presentador del programa.

Operación Triunfo, Tu Cara Me Suena, Ahora Caigo, Allá Tú, Crónicas Marcianas… Muchos programas de éxito. ¿Cómo es trabajar con presentadores con tanto nombre como Jesús Vázquez, Manel Fuentes, Ángel Llácer…?

Hay de todo. Me ha pasado -y mucho- de tener un ídolo, conocerlo, y que se te desmonte el mito; y al revés, gente que no podía ni ver, y cuando les conozco y les digo: “oye, ¿sabes que no te podía ni ver?” y responderme: “ahora que me conoces, júzgame”. Esa es la manía que tenemos los humanos, prejuzgar sin saber nada de su vida.

Me imagino que tantos años en un plató de televisión dan para muchas anécdotas. ¿Alguna que nos quieras contar?

Cuando me hacen esa pregunta, me pillan en un renuncio. Son 15 años, miles de horas de grabación, y tengo bastantes anécdotas, sobre todo con Jesús Vázquez y Carlos Sobera. Mira, con Carlos Sobera tengo una curiosa. Estuve con el público 9 horas dándolo todo, y llegó Sobera, estornudó y dijo: “ups, un moco”. La gente empezó a partirse la caja. ¿Eso surge de la nada? No, detrás hay un trabajo para que la gente, cuando ocurran esas cosas, estén ‘arriba’, en lo alto.

Sé que algún día te gustaría presentar un programa, que alguien te ofrezca esa opción de ser presentador. ¿Te ves algún día pasando del otro lado de la cámara a la pequeña pantalla?

Evidentemente, claro que me veo presentando un programa, por supuesto. Yo no he estudiado interpretación para quedarme como animador -que estoy muy orgulloso-. Un día Buenafuente me dijo que lo principal no es la meta, sino el camino, y que el mío es muy digno.

Para ir terminando, ¿ha habido mucho cambio en la televisión desde que empezaste a día de hoy?

Ha cambiado en muchísimas cosas. El ‘Sálvame’ ha hecho mucho daño. Me refiero a que la gente cree que todo es válido. Se sienta en el sofá y ve que eso es lo rápido, lo que vale y lo que te hace ser rico, y no es cierto. Si se hace, es que se consume, pero pido un poco de calidad.

Como ya te dije al despedirnos, gracias por tu energía.

Mateo Vergara después de estallar la bomba de ‘Boom’

 

(Imagen destacada: diariovasco.com)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s