Hoy sólo somos mar

Recomendación: Leerlo con la melodia de Experience de Ludovico Einaudi

¿Por qué los escritores escribimos?, ¿por qué tenemos esa extraña manía o inquietud interna que nos hace transmitir, plasmar e incluso convertir nuestros sentimientos en palabras?

¿Qué son las palabras? A menudo surgen en mi mente mil millones de pensamientos de cualquier tipo, del desde “mañana tengo que hacer esto y aquello”, al “que risas”, o el “mira qué bonito”, al “su sonrisa”, o al “esto lo tengo que escribir”. Y una vez más, ¿por qué?, ¿por qué surgen en mi mente una y otra vez esas palabras de “lo tengo que escribir”?

No lo sé, simplemente no lo sé. Aquí podría citar al gran Sócrates que nos hizo comprender la importancia del no saber para poder preguntar, para hacer a los demás pensar, reflexionar, para poder con ello sacar nuestras propias conclusiones…

Pero en estos momentos no estoy pensando en Sócrates, lo estoy dejando de lado para dar paso a Ludovico Einaudi: un artista que ha sido reconocido como uno de los mejores músicos del siglo XXI; de música clásica, claro.

Y es que, es increíble. Es ponerme los auriculares, cerrar los ojos y comenzar a admirar la sintonía, las notas sin voz de fondo, que simplemente me transportan a un lugar escondido de mi misma del que a veces tengo miedo adentrar, ya que desvela cosas en las que no pensamos a diario. Cosas extrañas, livianas, pero a la vez importantes. Cosas que nos debilitan y nos convierten en frágiles en décimas de segundo, pero que gracias a ello lloramos, pensamos, nos arrepentimos, amamos, reímos, brincamos, pero sobre todo, vivimos, y es que, ¿qué mejor que el simple hecho de vivir? De vivir mil y una aventuras aquí y allá con nuestra música, nuestros libros, nuestro ser. Y es que esta sociedad está muy a falta de eso, de la soledad con uno mismo, de saber sentirse bien con uno sólo, de reflexionar, de llorar, de amar…

En fin, concluyo diciendo que estas son unas simples palabras sacadas de mi mente en un momento de lucidez plena que se van apagando según concluye la melodía que estoy escuchando. Como esas voces que se pierden en el mar, que se van diluyendo con el contacto de aquellas olas, que simplemente nos recuerdan que hoy sólo somos mar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s