Valentino Rossi, la leyenda continúa

Nadie nace con un sentido innato del tiempo, pero parece ser que al piloto de Tavullia no le afecta el paso de los años. Han pasado exactamente, 21 años y 9 días desde que un joven piloto italiano con el numero 46 en el cadenado de su Aprilia se incorporara a la categoría de 125cc, desde entonces, suma y sigue, 350 GP a la espalda, ningún piloto en la historia ha podido llegar a lucir tales números. Su irrupción en el mundial llegó en 1996 con tan solo 17 años, debutando en el Gran Premio de Malasia con una fantástica 6º posición sorprendiendo a propios y extraños. Pero su debut no sería un mero espejismo, el primer podio no tardaría en llegar, y el GP de la República Checa seria testigo de la primera victoria de su carrera. Valentino Rossi cerraría el año de su debut con una victoria y un podio, pero lo que no sabían algunos, es que ese chico de Tavullia terminaría convirtiéndose en el mejor piloto de la historia.

www.valentinorossi.com

El dominio de Rossi en su segundo año en la categoría fue simplemente apabullante, doce victorias, quinces podios y cinco poles que le valieron para levantar su primer título mundial en una categoría que en cuestión de dos años se le había quedado pequeña. El italiano desembarco en la categoría de 250cc de la mano de Aprilia, su gran temporada en 125cc no había pasado desapercibida para nadie y se esperaba que el “46” diera mucha pelea. A pesar de su gran año, y de que no se bajó del podio durante toda la temporada, las caídas le terminaron por perjudicar y le dejaron en bandeja el título mundial a su compatriota y compañero de equipo Loris Capirossi. Después del varapalo del año anterior, el segundo año de Rossi en la categoría fue un auténtico paseo hacia el título, cinco victorias y tres podios fueron suficientes para que el italiano se convirtiera en Campeón del Mundo de 250cc, llamando a las puertas de la categoría reina.

Honda le da la alternativa

La fábrica nipona Honda le dio la alternativa en el año 2000, y su debut en la categoría de 500cc llegaría a las manos de una HONDA NSR500. Como si de una hoja de calcar se tratara, al igual que en 250cc, su primer año en la categoría reina se vio lastrado por las caídas sufridas en el inicio de temporada. Su primera victoria en 500cc llegó en el GP de Gran Bretaña, y pese a terminar el año con dos victorias y ocho podios, el italiano no pudo alcanzar a Kenny Roberts Jr, proclamándose Subcampeón del Mundo. Con la lección aprendida y la aclimatación a la categoría más que completada, su segundo año fue devastador, el italiano solo se bajó del podio en tres ocasiones, consiguió once victorias y dos podios, proclamándose campeón del mundo de la categoría reina por primera vez.

FOTO: www.valentinorossi.com

El inicio de la nueva temporada llegó con cambios importantes en la categoría, a partir de 2002, los motores de 500cc(2T) serían reemplazados por los nuevos 900cc(4T), cambiando la denominación de la categoría a MotoGp. Los dos últimos años de Valentino con la nueva Honda RC211V fueron un monopolio absoluto. Nuevamente, once victorias y cuatro podios para coronarse campeón del mundo por segunda vez, números que mejoraría en su último año con la Honda, donde no se bajó del podio en ninguna carrera, nueve victorias y siete podios en su última temporada, consiguiendo el tercer título consecutivo en la categoría reina y dejando un bagaje con la fábrica nipona de 33 victorias, 54 podios y 36 vueltas rápidas en cuatro años.

Yamaha, un nuevo reto

Con la llegada de Rossi a la fábrica del diapasón, las dudas sobre su rendimiento con la M1 se acrecentaron, puesto que dejaba una moto campeona mundial como la Honda y recogía una Yamaha con la que no se había conseguido ni una sola victoria durante el año anterior. Pero lo de Valentino y la M1 fue amor a primera vista, el de Tavullia se adaptó a las mil maravillas y en sus dos primeros años, el italiano consiguió veinte victorias y siete podios, logrando de nuevo la corona de Campeón de Mundo, acrecentando su palmarés con dos nuevos títulos mundiales, los cinco últimos de manera consecutiva. Aunque durante las dos próximas temporadas, no se consiguió sumar un nuevo título mundial, los números del italiano no fueron para nada malos, 9 victorias, 9 podios y un subcampeonato sumó el piloto de Yamaha.

Pero como si de una hibernación hubiera despertado, el italiano encaro la nueva temporada con más hambre que nunca, y ese 2008 volvió a coronarse como el mejor. Con Jorge Lorenzo ya como nuevo compañero de equipo, el de Tavullia se disputó el título con Casey Stoner, nueve victorias y siete podios para lograr su octava corona. Y si 2008 vio su renacer, 2009 fue un calco del año anterior, aunque esta vez tuvo como rival a su compañero de equipo Jorge Lorenzo, el italiano cerro la temporada con seis victorias, siete podios y un nuevo título mundial bajo el brazo, el noveno para el “46”. Si la lucha por la corona mundial estuvo reñida el año anterior, no es esperaba menos con el inicio de esta temporada, con Valentino posiblemente en el mejor momento de su carrera y con un comienzo de temporada con los dos pilotos de Yamaha repartiéndose los dos primeros puestos en cada carrera, llegaría Mugello. El italiano se iba por los suelos durante los entrenamientos libres y se fracturaba la tibia, perdiéndose los próximos cuatro grandes premios y diciendo adiós a la lucha por el título, pese a todo, dos victorias y ocho podios le sirvieron para ser 3º en la general en su adiós con Yamaha. Sus siete temporadas en la fábrica del diapasón se saldaron con 46 victorias, 84 podios, 29 poles, 29 vueltas rápidas y 4 títulos mundiales, se cerraba así una etapa llena de logros para encarar el que sería el mayor reto de su carrera, intentar ser campeón con Ducati.

El bienio negro

Su paso por la fábrica de Borgo Panigale fue un auténtico calvario, ni la Desmosedici se adaptó a Rossi ni Rossi a la Desmosedici. Pese a los problemas físicos que arrastraba desde su rotura de tibia en el gran premio de Mugello, el italiano se mantuvo muy lejos de los puestos de cabeza durante todo el año y solo pudo lograr un podio en toda la temporada. Pero la segunda temporada en Ducati no sería mejor que la anterior, los cambios en la moto no terminaron por dar las prestaciones esperadas, y tras conseguir dos podios esa temporada, abandono la fábrica italiana con la espinita de no haber podido conseguir ni una sola victoria.

El retorno a Yamaha

En el año 2013, la marca japonesa confirmo la vuelta de Valentino Rossi a la disciplina del diapasón, después de dos años complicados, Rossi volvía a la que es su casa con más ganas e ilusión que nunca. En su primera temporada tras su retorno a Yamaha, el italiano finalizo en cuarta posición el campeonato, sumando una importante victoria en Assen y 6 podios. Después de volver a la senda de la victoria, en su segundo año las cosas mejoraron para el de Tavullia, aunque no fue suficiente para poder plantar cara a un Márquez que ganó diez carreras consecutivas, dejando imposible la lucha por el campeonato. Después de sufrir una reconstrucción dentro de su equipo de trabajo con la salida de Jeremy Burgess, quien había sido su jefe de mecánicos durante 14 años, con la llegada de Silviano Galbusera se buscaba aire fresco, dos victorias y nueve podios para sumar un nuevo subcampeonato del mundo. Pero puede ser que el año 2015 sea uno de los más duros de su carrera, donde tuvo su décimo campeonato del mundo en la palma de las manos. Con Rossi en un estado de forma como no se le recordaba, el italiano estuvo doce carreras consecutivas en el podio, consiguió cuatro victorias y sumó once podios llegando a la última carrera del año con opciones de ser de nuevo campeón del mundo, pero una injusta sanción que le obligó a salir en última posición le privó de sumar su décimo entorchado.

La temporada pasada, el italiano volvió a estar en la lucha por el campeonato de mundo, esta vez con Marc Márquez como principal rival, pero dos victorias y ocho podios no fueron suficientes para poder conseguirlo. Los cuatro ceros que sumo en Austin, Mugello, Assen y Motegi le privaron de nuevo de su ansiado décimo título, sumando su tercer subcampeonato del mundo consecutivo. Con la nueva temporada recién iniciada y con un nuevo compañero de equipo en sus filas, Rossi intentara una vez más asaltar el trono de campeón del mundo. Después de una pretemporada muy complicada, el comienzo de temporada no ha podido ser mejor para el piloto de Tavullia, sumando dos nuevos podios, ambos por detrás de su nuevo compañero de equipo Maverick Viñales y certificando que, tras 350 grandes premios a sus espaldas, “Il Dottore tiene aún cuerda para rato”.

Sus números tras 350 Grandes Premios

Argentina ha sido testigo de un nuevo hito, el gran premio número 350 del mito italiano, media vida lleva el piloto de Yamaha destrozando records. Desde su primera participación en el GP de Malasia en 1996, ha conseguido 114 victorias, 223 podios, 64 poles, 95 vueltas rápidas y nueve títulos mundiales, números que han convertido a Valentino Rossi en una de las leyendas más grandes del Campeonato del Mundo de Motociclismo y en el mejor piloto de la historia. 21 años que han dado para mucho, será muy difícil igualar un palmarés como el del italiano y hay que admirar su ambición y valentía, con 38 años, sigue exhibiendo un rendimiento espectacular, pelea contra el paso del tiempo y contra rivales que casi no habían nacido cuando él ya competía en el Mundial, y todo por cumplir un sueño, sumar su décimo título. Podemos dar gracias de tenerlo en activo al menos dos años más, en los que no dejara a nadie indiferente y en los que continuara devorando records, simplemente, “The Doctor”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s