Lo que me enseñó “Solanin”

Para muchos y muchas autores o autoras, lo políticamente correcto sería decir que un libro es un texto largo y tendido con una narración bien histórica o bien ficticia. Por eso, muchos letrados se niegan a aceptar los cómics o el manga dentro de este pack.

No soy gran fan de este género, ni mucho menos he leído sagas completas de estos, pero sí me parece de gran importancia que nosotras y nosotros como buenas y buenos escritores, comunicadores o informadores, deberíamos comenzar considerando parte del mundo de la lectura este tipo de libros; respetarlos para poder llegar a ser grandes profesionales. Para empezar, deberíamos comenzar tratándolos como libros.

Un verdadero libro, de esos que te marcan y te obsesionan, de esos que te llegan al alma porque imaginas, no necesitan ni mucho menos tener únicamente palabras. Un libro propiamente dicho debe transportar, emocionar y cautivar a sus lectores, sin prejuicio de tener más texto que imagen y que así sea bueno.

Una entrada especial para un libro especial: Solanin, de Inio Asano. Trata la historia de una joven, Meiko, que vive con su novio, Naruo, desde hace años pero que a pesar de no querer admitirlo, no cree sentir lo mismo por él. Pero no solo son problemas amorosos; la trama principal es la imposibilidad de Meiko de encontrar su hueco en su vida profesional. Buscando y al fin encontrando la solución, tras muchos problemas en el camino, se sumerge en el mundo de la música y por fin consigue esa ansiada felicidad interior.

Solanin2

Como podemos ver y sentir (bueno, quizá eso solo los y las que lo hayamos leído), se trata de un libro más, con una historia más que quiere ser contada, una trama que se esconde tras una secuencia de imágenes que ni mucho menos son menos importantes que el texto que las acompaña.

Quizá no sea el tipo de lectura a la que muchos y muchas estemos acostumbrados y acostumbradas pero forma parte de ese mundo. Y si verdaderamente amamos leer y escribir como decimos, es hora de demostrar respeto hacia ella.

Porque en la lectura no se trata solo de leer; también de sentir lo que leemos e imaginar lo que nos transmiten con el arte de cada escritor o escritora.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s