Los cínicos no sirven para este oficio

Ryszard Kapuściński nació el 4 de marzo de 1932 en Polonia y falleció el 23 de enero de 2007. Fue periodista,  historiador, escritor, ensayista y poeta. Es autor de grandes obras de historia contemporánea como “El Emperador”, “La guerra del fútbol”, “El Sha”, “Another Day Of Life” o “El Imperio”.

“Los cínicos no sirven para este oficio”, con el subtítulo “Sobre el buen periodismo”, está centrado en su carrera como periodista. En él explica los pasos que debemos seguir para ser buenos comunicadores. Destaca el valor de vivir aquello que estamos contando, la importancia de guiarnos por fuentes primarias, la relevancia de ser concretos y el tacto con el que comentar ciertos sucesos tales como la guerra, la pobreza o el hambre.

Durante su carrera habló sobre conflictos como la guerra en América, Asia, Europa y sobre todo, en África, donde fue corresponsal; hecho que destacará en el libro contando lo que vivió durante su estancia allí; hablará de la situación del lugar, así como de las dificultades que sobrepasó durante aquel periodo.

Junto a una pequeña introducción inicial, el libro consta de tres textos diferentes. Un encuentro con María Nadotti, periodista y escritora italiana donde hablarán sobre los cambios que ha sufrido el periodismo a raíz de la llegada de la tecnología como Internet; una entrevista realizada por Andrea Semplici, periodista y fotógrafo, centrada en cómo era África en 1958 y acerca de los sucesos que dieron lugar a su emancipación; y una conversación, moderada de nuevo por María Nadotti, con John Berger, un escritor y crítico de arte inglés sobre “ver, entender y explicar”.

Si hay algo en lo que Kapuściński hace hincapié, es en la importancia de estar presente en el lugar. Desde su punto de vista, la calidad de aquello que comuniquemos aumentará notoriamente siempre que seamos testigos del momento. Debemos conocer de forma directa aquello que estemos comentando; puesto que, como bien mencionó en un reportaje sobre la guerra en Angola: “Es erróneo escribir sobre alguien con quien no se ha compartido al menos un poco de su vida”.

Es interesante ver cómo, tal y como explica Kapuściński, para ejercer correctamente el periodismo “hay que ser buenos seres humanos”. Sentir empatía. Debemos intentar comprender a los demás, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias. En su libro nos habla de cómo vivimos en una sociedad globalizada; explica lo necesario que es adaptarse y aprender del resto de culturas, religiones y civilizaciones.

Asimismo, destacará el sacrificio que esta profesión conlleva. “El motivo es que nosotros convivimos con ella veinticuatro horas al día”; es exigente, compleja y, seguramente, nadie se hará rico de ella. Es por ello que, para alcanzar un nivel elevado, requiere un poco de nuestra individualidad y de nuestras ambiciones, además de una constante renovación y profundización personal, seguir estudiando y aprendiendo continuamente porque todos los periodistas están destinados a adaptarse al momento.

En definitiva, “Los cínicos no sirven para este oficio” es un libro que nos ofrecerá grandes lecciones para ejercer el buen periodismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s